Comparte

La Conferencia Episcopal de Chile emitió un comunicado donde cuestionan las nuevas medidas impuestas a la ciudadanía en la Fase 2 (Transición) del plan Paso a Paso que prohíben la asistencia de fieles a ceremonias religiosas (exceptuando los funerales).

Los obispos de la Iglesia Católica en Chile catalogaron de "incomprensible y falto de racionalidad el criterio utilizado por la autoridad en su definición de las nuevas medidas".

A lo anterior agregaron: "La autoridad conoce las extremas cautelas que hemos adoptado en las celebraciones de fe los aforos que hasta ayer se reducían a 10 personas en espacios cerrados y 20 en espacios abiertos, de lunes a viernes. Resulta del todo incomprensible por qué se nos niega una mínima reunión de carácter espiritual, mientras se permite el funcionamiento de diversas otras actividades que contemplan mayores conglomerados y flujos".

Por otra parte, los representantes del episcopado nacional lamentaron que, habiendo expresado reiteradas veces sus inquietudes, "el Gobierno no haya escuchado ni atendido el clamor de las instancias de fe, y termine sancionando una norma que resulta discriminatoria y contraria a la libertad religiosa de la que nuestro país se siente orgulloso".

Finalmente, de cara a Semana Santa, las autoridades religiosas solicitaron que cuanto antes se establezca "una mesa de diálogo formal con todas las confesiones, que permita llegar a normas y disposiciones que no contradigan la libertad religiosa".

La declaración fue firmada por el Presidente de la CECh, el obispo electo de Valdivia, Santiago Silva Retamales; por el Vicepresidente, Arzobispo de la Serena, René Rebolledo Salinas; por el Cardenal Arzobispo de Santiago, Celestino Aós Braco OFMCap; el Obispo de San Bernardo y Administrador Apostólico de Rancagua, Juan Ignacio González Errázuriz; y el Secretario General del episcopado, Arzobispo de Puerto Montt, Fernando Ramos Pérez

 

Últimas Noticias