El Fiscal Regional Metropolitano Sur, Héctor Barros, junto a la Fiscal Jefa de Delitos Sexuales, Yazmín Salech, y el equipo de la Unidad de Atención a Víctimas, se reunieron con víctimas y querellantes de la investigación por delitos sexuales contra religiosos de la Congregación de los Hermanos Maristas.

Allí se comunicó que se estableció la existencia de 28 víctimas de estos ilícitos, donde tendrían participación 17 miembros de dicha institución, cometidos entre los años 1970 y 2004. Además vinculados a esta indagación, se estableció la participación de otros dos sacerdotes diocesanos.

Dado que los hechos se registraron con anterioridad al inicio de la Reforma Procesal Penal en la Región Metropolitana, por ley, la investigación debe remitirse a la antigua justicia criminal, que de acuerdo a los antecedentes reunidos, es la que tiene la competencia penal del caso.

Durante la investigación, se recabaron más de 150 testimonios, entre víctimas, testigos e imputados, lo que se realizó directamente como Fiscalía Sur, o a través de las órdenes de investigar e instrucciones particulares a la Brisexme de la Policía de Investigaciones. Asimismo, se realizaron allanamientos a dependencias vinculadas a los Hermanos Maristas.

Cabe destacar, que en estos hechos se vulneró gravemente la indemnidad y la libertad sexual de estas personas, aprovechando su vulnerabilidad de niños, niñas y adolescentes y el dominio que los imputados ejercían en ese momento sobre ellas y ellos, desde el punto de vista religioso, social o educativo, entre otros factores.

Agencia Uno