La Canciller Antonia Urrejola presentó este jueves la candidatura de Chile al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas para el periodo 2023-2025.

En la instancia, participaron la ministra de Justicia y Derechos Humanos, Marcela Ríos, la embajadora de Chile ante Naciones Unidas, Paula Narváez, y la Defensora de la Niñez, Patricia Muñoz, entre otras autoridades.

Esta candidatura tiene como base el compromiso de nuestro país con la promoción y protección de los derechos humanos, el fomento de la paz, la democracia, el Estado de Derecho y el desarrollo sustentable, ejes rectores de nuestras políticas públicas y también de nuestra política exterior”, sostuvo la ministra Urrejola.

Asimismo, destacó que la aspiración de Chile se plantea en un contexto desafiante para la protección de los derechos humanos en el mundo, dada la crisis climática, de movilidad humana, la guerra y las consecuencias económicas y sociales producidas por la pandemia del Covid-19. Por este motivo, recalcó que se requiere de liderazgos que promuevan una agenda más robustecida acorde a los principios democráticos.

El Consejo de Derechos Humanos es un organismo intergubernamental dentro del sistema de las Naciones Unidas. Está conformado por 47 estados y busca promover y proteger los derechos humanos en todo el mundo. Chile ha sido su miembro en tres ocasiones (2009-2011; 2012-2014; 2018-2020).

Respecto al ámbito multilateral, “Chile ha participado activamente en paneles, resoluciones y mecanismos en un amplio espectro de tópicos relativos a derechos humanos, tales como la prevención de la tortura, el derecho a la verdad, justicia y reparación, la promoción y protección de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, de los derechos de las mujeres, de los derechos de las personas LGBTIQ y particularmente, su protección contra la violencia y la discriminación, así como los derechos de los pueblos indígenas, entre otros”.

Por su parte, la ministra de Justicia, Marcela Ríos, afirmó que “los derechos humanos son un pilar fundamental de la gestión de nuestro programa de gobierno y de la gestión gubernamental que estamos impulsando en este periodo. Para nosotros, y como es de público conocimiento, nuestro gobierno recibe al país después de uno de los contextos más graves de violaciones a los derechos humanos desde el retorno a la democracia”.

Al respecto, indicó que “los acontecimientos acaecidos en Chile, pero también otros desafíos que hemos enfrentado en las últimas décadas, nos han demostrado que la lucha por los derechos humanos no es algo particular a un momento histórico, no se refiere solo a los momentos y a los contextos donde prevalecen regímenes autoritarios, sino que es un desafío permanente de las democracias contemporáneas y que todos los países enfrentamos a diario”.