La ministra del Interior, Izkia Siches, junto al Director General de la PDI, Sergio Muñoz y un grupo de fiscales informaron esta mañana de dos exitosos operativos policiales contra el crimen organizado en el tráfico de drogas y uso de armas de fuego. 

El primer procedimiento se trata de una investigación de la Brigada Investigadora del Crimen Organizado (Brico) en conjunto con la Fiscalía Local de Pudahuel, sobre la Operación “American Eagle”, por delito de tráfico y tenencia Ilegal de armas de fuego. 

En ésta se logró establecer a un ciudadano chileno –un ex funcionario de Carabineros, ya formalizado por tráfico de armas y en prisión preventiva- que adquiría armas de fuego desde el extranjero importándolas de manera ilegal, las que además no pasaban por el banco de prueba para el ADN balístico, como tampoco quedaban registradas en la Dirección General de Movilización Nacional (DGMN). 

Este hombre recibía partes y piezas de un segundo involucrado, que en su calidad de armero civil las adaptaba para confeccionar armas de fuego, que posteriormente eran entregadas a diferentes bandas criminales. 

En el procedimiento se logró incautar 26 armas inscritas, 39 armas no inscritas y 99.203 cartuchos de diferentes calibres. 

La ministra Siches dijo que “son tres operativos que han tenido en la PDI donde nos permite decir que se ha sacado de circulación un gran poder de fuego, tanto inscriptas como no inscritas, y casi media tonelada de droga que iba a llegar a nuestros barrios quiero destacar el trabajo tanto del Ministerio Público, como de Investigaciones, por seguir haciendo acciones que nos permitan tener un país más seguro” 

El fiscal Daniel Contreras, de la Fiscalía de Pudahuel, y Gustavo Poblete, Director Nacional (s) del Servicio Nacional de Aduanas también participaron de la cita. 

El fiscal Contreras agregó que “se pudo establecer en un trabajo coordinado con la PDI que dos hombres vendían armas de fuego, donde en el domicilio de uno de ellos se encontró una gran cantidad de armas con el número de serie borrados”.

“El otro imputado, un ex carabinero, tenía prácticamente una armería ilegal en su inmueble con una gran cantidad de armas, escopetas y piezas para hacer nuevas armas, cerca de 40, y además muchas armas de guerra. Creemos que haberlos quitado de circulación es un importante avance para retirar las armas en la población. Ambos detenidos quedaron en prisión preventiva” acotó el fiscal. 

El segundo procedimiento corresponde la operación “Nobel” concretada por la Brigada Antinarcóticos Metropolitana, en conjunto con la fiscalía de San Bernardo respectivamente, donde se incautaron 382 kilos de diversas drogas además de 1 arma, municiones y otras especies, donde se detuvo y formalizó por tráfico de drogas, quedando en pp, a un ciudadano colombiano. 

El fiscal de San Bernardo, especializado en la lucha contra las drogas, Guillermo Tapia acotó que funcionarios de la Brigada Antinarcóticos constataron que “3 encomiendas en una empresa de transporte que simulaban ser fardos de ropa eran parte de un envío de los estupefacientes, donde quedó al descubierto el ciudadano colombiano que fue a buscar esos paquetes, que tienen en total un poco más de 157 kilos de diversas drogas”. 

Por su parte, el Director General de la PDI, Sergio Muñoz “este es un gran golpe al crimen organizado y nos hemos comprometido a buscar y perseguir estas bandas y delitos complejos, con gran envergadura”.

“Estamos dando un golpe certero a estas estructuras, sacando de las calles esta gran cantidad de armas, así como droga que habría llegado para la venta y consumo en las poblaciones. Hemos trabajo de manera conjunta, con el Ministerio Público, y con Aduanas, con 3 unidades operativas de la PDI coordinadas en estos procedimientos”, dijo Muñoz