El doctor Sebastián Ugarte, jefe de la Unidad de Pacientes Críticos de la Clínica Indisa, dice estar preocupado por el Covid-19, “porque las cifras van nuevamente en aumento”.

Los elementos de alerta son, por ejemplo, la diminución de la aplicación de la cuarta dosis y la disminución de la aplicación de vacunas de influenza en embarazadas y niños. “Todo esto está generando un ambiente más propicio para los posibles contagios”, dijo en entrevista con “La Mañana de Agricultura”.

Asimismo, el médico dijo que “probablemente nos hemos relajado un poquitito”. “Las señales de la autoridades con la flexibilización del uso de vacuna, la disminución de la entrega de informes, sin duda fueron interpretadas como que la pandemia había terminado o iba en vísperas de terminar”.

Agregó que “la medida de flexibilizar el uso de mascarilla no es mala en sí misma, pero tiene una trampa que comunica una idea que puede ser equivocada, como que la situación está bajo control”.

De acuerdo a Ugarte, “el problema que seguimos teniendo en el país es que tropezamos de nuevo con la misma piedra, La comunicación de riesgo que se cuestionó en el manejo de la pandemia en las autoridades anteriores, las nuevas autoridades también incurren en mensajes que pueden generar una impresión demasiada optimista en la población“.

“La cosa es que en concreto ha ido disminuido la vacunación y eso tiene un impacto, un costo, y las cifras van en aumento. Y deberíamos esperar que el número de contagios siga subiendo y supere los siete mil casos durante este invierno, pudiendo llegar incluso hasta 10 mil casos diarios“, proyectó.

Por otro lado, “han aumentando las infecciones por otros virus respiratorio, hay más circulación viral, incluso más que en un año normal. El año pasado y el anterior casi no habían otros virus”.