Tras el acuerdo logrado por el subsecretario del Interior, Manuel Monsalve, con los camioneros que mantuvieron bloqueadas las carreteras en la Macrozona sur del país hace unos días, se comenzó a trabajar en una de las propuestas más controversiales: un Estado de Excepción intermedio.

Es decir, se trataría de una mayor seguridad en las carreteras para los camioneros, con el mismo contingente policial de un Estado de Excepción pero con un liderazgo civil y sin prohibir derechos a la población, como el derecho a reunión. La iniciativa de Reforma Constitucional requiere 3/5 de ambas Cámaras.

Pero si bien la idea nació del Gobierno del Presidente Gabriel Boric, no fue bien recibida por algunos sectores de Apruebo Dignidad, según indica El Mercurio. Dicho medio da a conocer este sábado que la negativa vino del Frente Amplio y Chile Digno, lo que provocó que el Gobierno tuviese que solicitar postergar la tramitación del proyecto que se iba a presentar el lunes ante la comisión mixta.

Por su parte, el dirigente de la Federación de Dueños de Camiones del Sur (Fedesur), José Villagrán, exigió la pronta implementación de la medida concordada entre los gremios y el Gobierno “para evitar nuevos ataques armados que pongan en riesgo la vida de nuestros conductores“.

Según dijo Villagrán a El Mercurio, “hemos solicitado, sin lograr respuesta, una reunión con el Presidente Gabriel Boric para que nos reciba y conozca en forma directa todo lo que hemos tenido que pasar desde que sufrimos los primeros ataques en diciembre de 1997″.

Insistió en que “si bien coincidimos en que puede haber muchos cambios en la legislación vigente, la que se debe modernizar, mientras se tramitan en el Congreso, el Presidente tiene las atribuciones para decretar el estado de emergencia”.

Agregó que “es inaceptable que los transportistas, cada vez que circulan por las regiones de la zona sur, se la pasen corriendo para huir de que les disparen o les quemen sus máquinas”.