PCR
Agencia Uno
Comparte

Un estudio chileno encabezado por la profesora de la Universidad de Chile y doctora en neurociencia, Alexia Nuñez, reveló un deterioro en la salud mental en los pacientes que perdieron el olfato como consecuencia del Covid-19.

La investigación fue publicada por la revista Qué Pasa y dio cuenta que la mitad de las personas que quedaron con este tipo de secuelas presentan algún síntoma asociado a cuadros depresivos, como depresión, aislamiento social e incluso intentos de suicidio.

Núñez explicó que los afectados "se aíslan socialmente y se distancian de sus parejas, porque la relación íntima también depende en parte del sistema olfatorio. Toda esa situación conlleva finalmente a depresión. No es que específicamente la pérdida del olfato genere la depresión, pero sí puede desencadenar una serie de eventos que lleven a eso".

La docente de la Universidad de Chile detalló que la falta de olfato "puede provocar anorexia o bulimia. La persona puede comer obsesivamente para tratar de sentir algo. O prácticamente, no comer, porque no siente nada”.

Dentro de los datos que arrojó el estudio, se destaca que cerca de un 5% de los contagiados de Covid-19 no logra recuperar el olfato.

El 95% restante lo recupera por un periodo de uno a tres meses. Algunos con parosmia, es decir, los afectados perciben olor "a podrido, a plástico fundido, gasolina y cosas así. Entonces, ya no se trata solo de no tener olfato, sino estar todo el día oliendo cuestiones que provocan rechazo".

Sobre las razones que causan la pérdida del olfato, explicó que “es consecuencia de muerte neural. Se murieron las neuronas de la nariz. El virus mató células que apoyan la actividad de las neuronas de la nariz, y al morir aquellas, mueren también las neuronas. Entonces desaparece el sensor que permite la captación de los olores

Finalmente, la docente explicó que el olfato "está directamente conectado con el centro emocional".

"Nosotros recordamos a través del olfato. El sentido olfatorio es un estímulo muy potente para recordar diferentes situaciones de nuestra vida. La experiencia de la nostalgia. No hay sentido que transporte de mejor manera a un lugar que el estímulo olfatorio. Y eso tiene estrecha relación con los circuitos cerebrales involucrados. Está directamente conectado con el centro emocional", concluyó.

Últimas Noticias