Comparte

Un tema preocupante.

En conversación con "La Gran Mañana Interactiva" de Radio Agricultura, el experto medioambiental del IDMA (Instituto de Medio Ambiente), Mauricio Ilabaca, habló en profundidad sobre la calidad del aire que afecta al país, en medio de estos fuertes cambios climáticos y brotes de enfermedades respiratorias.

"Hay un total de 28 ciudades de 40 que están con calidad del aire sobre el nivel crítico en promedio anual del particulado fino", destaca el experto, haciendo el hincapié que "esto corresponde al 70% del total. Y eso significa entonces que sumando todas esas ciudades, que son las ciudades que están ubicadas desde Santiago hasta Coyhaique,  por la forma que tiene nuestro país, que están encerradas en un valle central por dos cordilleras, más los problemas de cada cuenca, hacen que retengamos material particulado y que las ciudades entonces estén enfrentando un problema que pensamos que era solamente Santiago".

¿Qué es lo que se puede hacer para bajar estos niveles críticos? El medioambientalista recalca, "Acá lo más importante es la regla de oro, ‘ lo que no se mide, no se puede controlar’, y eso en cualquier ámbito", agregando que, " lo más importante acá es medir, y lo que ha hecho el Gobierno es medir, estaciones de monitoreo"

Ilabaca es claro en señalar que, "cada ciudad tiene una realidad específica. Por ejemplo, Temuco, el 88% de la contaminación del aire es producto de la quema de leña, pero leña húmeda, de mala calidad; el 60% de la contaminación de Rancagua, también es por leña, pero un leña distinta a la que se usa en el sur. Es una leña de árbioles frutales que han sido sacados porque se han cambiado los cultivos". Mientras que en Santiago, "fue fundamentalmente por emisiones de fuentes fijas, que ha variado muchísimo, hoy día son las fuentes móviles las que aportan a la calidad del aire". Esto implica que hay que ejercer, "planes específicos para cada ciudad según su realidad".

Un hecho no menor y que el experto destaca es que, "la verdad es que la calidad del aire en Santiago ha mejorado muchísimo. Todas las tendencias han ido a  la baja y se han controlado fundamentalmente en materias más tóxicas, el material fino". Sin embargo recalca que, "la contaminación no afecta a todos por igual. La contaminación del aire afecta muchísimo más seriamente a la gente más pobre, porque la contaminación va a asociada al frío. Cuando hace frío la gente se calefacciona y esa calefacción si es de mala calidad va a afectar doblemente a las familias más pobres, ¿Por qué razón? Porque se contamina el aire exterior, pero también se puede contaminar el aire interior y esa gente entonces está empezando una situación de mayor complejidad"

Últimas Noticias