Comparte

El excandidato presidencial de Chile Vamos, Sebastián Sichel, captó varias señales de "gravedad" desde el gobierno del Presidente Sebastián Boric, luego de que la ministra del Interior, Izkia Siches, no pudiera ingresar a Temucuicui.

En entrevista con "La Mañana de Agricultura", el exministro de Desarrollo Social, que está viviendo en Italia, dijo que "hemos sido todos majaderos en decir que hay terrorismo, que el Estado de Excepción es necesario". 

En ese sentido, uno de los problemas que dijo haber visto es que "cuando el poder se personaliza, cuando uno cree que es uno el gobierno y puede arreglar las cosas es no darse cuenta la gravedad de los hechos". 

Otro punto que alertó es "una ministra del Interior hablando de presos políticos. Cuando un ministro del Interior habla de presos políticos, está desconociendo la existencias del Estado de Derecho, porque en el fondo está diciendo que el Poder Judicial mantiene a gente detenida por razones políticas y no razones judiciales".

Lo mismo advirtió sobre lo dicho por la vocera de Gobierno, Camila Vallejo, quien dijo que el Estado de Excepción ha sido una medida ineficaz. "Si esto ocurre en el Estado de Excepción Constitucional, qué va a pasar cuando el Estado de Excepción se retire y ratifica la necesidad de mantenerlo", dijo el expresidente del Banco Estado.

Como resumen, Sichel sostuvo que han existido "declaraciones muy erráticas del gobierno en estas primera 24 horas que pueden hacer aún más compleja la situación que se está viviendo en La Araucanía".

De acuerdo al abogado, lo que pasó "es el pecado del buenismo, que pretende creer que el problema de la política es que hay unos malos, que son el sector del que yo no pertenezco, en este caso la derecha, y unos buenos que es la gente de izquierda que representa al pueblo, y el mundo no es así. La verdad es que hay unos malos que son los terroristas y unos buenos que debería ser el Estado en su conjunto, izquierda y derecha".

Agregó que "la ingenuidad pasa por creer que hay una especie de santidad en aquellos que ejercen el poder en algún minuto y que son ellos los que van a cambiar la situación. No, en democracia lo que cambia o mejora la situación de los ciudadanos tiene que ver con el ejercicio de las leyes, con el respeto de las reglas, con el uso de la fuerza estatal cuando es necesario".

En ese sentido, analizó que "ganaron legítimamente una elección, ganaron con una amplia mayoría, leyeron la necesidad de cambio, pero no se olviden que el principal deber es garantizarle la seguridad a los ciudadanos, porque si se olvidan de eso, y creen que eso va a cambiar solo por asunto de actitudes, finalmente lo que están haciendo es entender que el Estado o el gobierno es un servicio de voluntades personales y no una institucionalidad que protege a los ciudadanos".

 

Últimas Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *