Comparte

Karina Oliva, la excandidata a gobernadora y a senadora por el Partido Comunes se abrió por primera vez de las acusaciones e investigaciones en su contra por eventuales irregularidades en la rendición de gastos de su campaña.

En una entrevista a Meganoticias, la ex militante de Comunes aseguró que durante su campaña a gobernadora «no hubo sueldos millonarios ni objeción a las prestaciones de servicio. También tengo que hacer un reconocimiento a todos los errores cometidos; yo aquí no soy víctima«.

“Yo comparto y creo que uno tiene que ser mucho más riguroso con este tipo de acciones, con este tipo de pagos, que debiesen no ser altos, porque la ciudadanía te exige mayor austeridad, sobre todo en los momentos críticos que vive el país”, expresó.

Respecto a la polémica desatada por la supuesta organización de un desayuno que costó $50 millones a la empresa de Marcelo Riffo, Oliva aseguró que «uno de mis mayores errores es no saber explicar esto o no tuve las competencias y las habilidades esos días, puedo justificarlo en mil cosas».

«Voy a ser muy tajante: no existió ningún desayuno por $50 millones, ningún desayuno feminista por 50 millones. No hay ninguna boleta o factura que esté declarada por 50 millones o emitida hacia mí de un proveedor. Y tampoco hay una solicitud de reembolso por 50 millones«, remarcó.

Pese a que el hecho habría ocurrido hace más de seis meses, durante los últimos días se revelaron detalles de un recurso de protección presentado por la propia excandidata, donde reconoció haber financiado otras campañas de alcaldes y diputados del Frente Amplio.

Lo que hicimos fue tener publicidad compartida en la que yo asumo el costo, es decir, donde aparece Karina Oliva y aparece otro candidato, yo declaré y dije el señor Servel como establece la ley. No dejé nada sin declarar, justificado y como corresponde«, sentenció.