Cualquier momento que elijamos para llevar adelante nuestro proyecto de maternidad va a contar con sus pros y sus contras. No existe un día o momento perfecto, porque la maternidad/paternidad va ligada a la duda desde el mismo instante en que nos la planteamos. Si encima vivimos tiempos tan impredecibles como los actuales, donde la normalidad se ha puesto patas arriba, la inquietud frente a esa decisión puede ser aún mayor.

Pero las mujeres en este tema nos enfrentamos a una carrera contra el reloj biológico. La percepción de la sociedad en general y de nosotras mismas sobre el desarrollo vital de la mujer, su edad, su formación, su vida profesional y sus decisiones de formar una familia han cambiado. Los tiempos se han alargado, aunque los tiempos biológicos siguen siendo los mismos. La edad fértil de la mujer no se corresponde con la edad social y el momento en el que aparece el deseo de ser madres.

Son numerosas las mujeres que toman esta decisión por encima de los 36 años, edad en la que nuestra fertilidad comienza a descender.

¿Qué podemos hacer? ¿Qué opciones tenemos?

Podemos adelantar la maternidad, pero si esto no es posible por razones profesionales, personales o de pareja, contamos con una alternativa que nos dará tranquilidad. A día de hoy es posible congelar nuestros ovocitos junto con nuestro deseo de ser madres.
La vitrificación o congelación de óvulos ha llegado para facilitarnos la vida, con esta técnica podemos congelar nuestros ovocitos en edad fértil para utilizarlos cuando tengamos las condiciones apropiadas o deseos de iniciar el proyecto de maternidad.

¿Cuándo es mejor congelar los óvulos?

Cuanto antes mejor

Lo ideal sería congelar antes de los 35 años, que es cuando la cantidad y calidad de los óvulos es mejor; y cuanto mayor sea esa cantidad y calidad, más oportunidades tendremos en caso de necesitarlos.
Sin embargo, si tienes más edad y aún no has preservado, debes considerar que siempre serán mejores los óvulos de hoy que los de que vayas a tener en los próximos años, aunque es posible que tengas que hacer más de un tratamiento de vitrificación de óvulos. Una vez que los ovocitos están congelados su calidad es estable, no varía independientemente del tiempo que estén vitrificados o congelados.

Si estás pensando en preservar tu fertilidad, en Clínica CER somos especialistas en tratamientos reproductivos. ¡Contáctenos! www.cer.cl