Alcalde de Graneros archivos - Radio Agricultura
Publicado enNacional

Alcaldes de comunas rurales cuestionan anuncios del Gobierno por permisos

Alcaldes de distintas regiones, pero todos de comunas rurales, opinaron referente a las medidas anunciadas por el gobierno, y los permisos que se entregarán para celebrar estas Fiestas Patrias 2020. Usualmente, sus comunas son lugares de destino de muchos chilenos que se juntan para estas festividades, y en general plantean que pese al prolongado confinamiento se entrega una señal confusa a la población.

Juan Pablo Barros (IND), alcalde de Curacaví, comenta que “esta medida va a significar que vamos a tener un tiempo después de pasadas las Fiestas Patrias más casos que van a complicar la situación epidemiológica, más personas en contexto de celebración donde se rebajan las medidas sanitarias, como distanciamiento social y el uso de mascarillas, y va a ser muy difícil poder fiscalizar que en las casas se junte el número de personas que está permitido. Se entiende que son fechas especiales, que la gente necesita compartir, pero obviamente va a tener un impacto importante en los contagios”.

Al respecto, el edil de Graneros, Claudio Segovia (IND) fue bastante crítico al señalar que “el Gobierno nuevamente llega tarde con esta idea de no realizar actividades de Fiestas Patrias, porque (aquí) hace más de tres meses estaban suspendidas. Es tiempo que seamos consecuentes con la realidad que estamos viviendo”.

Varios alcaldes indicaron estar preparándose para lo que se viene el próximo 18, 19 y 20 de septiembre, endureciendo las medidas preventivas y llamando a la comunidad a no recibir visitantes de otras localidades en sus casas, con el fin de evitar la propagación del virus.

Una de ellas fue Eva Aburto, alcaldesa de Til Til, quien manifestó que “nuestro deseo y voluntad es que todos los vecinos y familias de Tiltil se cuiden y celebren estas Fiestas Patrias en casa. Hagamos un esfuerzo para evitar el contagio. Los permisos deberían ser utilizados solamente por quienes desempeñen labores definidas como vitales”.

Al sur en la región de Maule, el alcalde de Hualañé Claudio Pucher, comentó que “nosotros estamos haciendo un esfuerzo enorme en el control de la movilidad, nuestra comuna es paso obligado para la ruta de la costa en la región, por lo que nos estamos concentrando junto con las autoridades sanitarias ahí, no obstante, este es un tema personal y de cada uno, si las personas no son capaces de autocomportarse y entender que este año tendremos que tener unas Fiestas Patrias diferentes, entonces por más controles que tengamos, los contagios van a aumentar”.

Finalmente, Cristian Balmaceda, presidente de AMUR, asociación que reúne a los alcaldes rurales de Chile, se mostró de acuerdo con entregar un permiso durante estas celebraciones, no obstante, cree que falta trabajo en cuanto a fiscalización y cordones sanitarios.

Me parece que las personas han estado mucho tiempo confinadas y separadas de sus familias, y aunque lógicamente es una medida acorde a la emergencia sanitaria que vivimos, debemos considerar también la salud mental y emocional de nuestros vecinos, por lo demás siendo bien realista y concreto, las personas de todas maneras buscarán salir, entonces es mejor que lo hagan de manera ordenada, por una única vez y con restricciones. Sí considero que debiésemos fortalecer la fiscalización para evitar las reuniones masivas y fiestas clandestinas, así como controles en rutas estratégicas que ayuden a comunas como las nuestras a no recibir visitantes de otros lados, muchas veces no sabemos siquiera estos provienen de comunas en cuarentena, sin duda allí hay una labor pendiente”, dijo.

Por último, los alcaldes rurales anunciaron una reunión con las autoridades sanitarias regionales, para coordinar de mejor manera la prevención durante estas fechas.

Agencia Uno

Publicado enNacional

Alcaldía de Graneros pide solución para abrir los comedores de escuelas públicas

Uno de los efectos más importantes y de mayor impacto, no solo por la pandemia del COVID-19, sino también, consecuencia del estallido social, es la precariedad del empleo. Las líneas económicas se han visto debilitadas y muchas familias ya sufren para llegar a fin de mes, aun cuando han existido bonos gubernamentales que sirven para paliar, en parte, esta grave crisis.

En este sentido, el alcalde de Graneros, Claudio Segovia, hace un llamado a las autoridades nacionales para abrir y mantener activos los comedores ubicados al interior de las escuelas públicas, como una forma de atacar el empobrecimiento de la comunidad.

“Sabemos que muchos vecinos y vecinas han perdido su trabajo, por la razón que sea. Y cuando eso ocurre en al interior de un núcleo familiar sustentado solo por una persona, el problema es gravísimo. ¿Qué hacemos entonces?, desde nuestro punto de vista, lo primero es garantizar la alimentación“, indica el jefe comunal.

Bajo esa premisa, Segovia, manifiesta que es necesario, “hacer funcionar los comedores de los colegios públicos y que las empresas hagan su trabajo. La JUNAEB debe proveer el alimento y así repartirlo no solo en los escolares, sino también, en la comunidad que está muy complicada. Obviamente esto tiene que ir aparejado de todas las medidas sanitarias que impidan contagios. Podemos hacer turnos, inventar horarios, etc. Lo que no podemos hacer, es quedarnos inmóviles ante una situación que está a punto de explotar”.

Publicado enOpinión

Descentralización en tiempos de COVID19

Una de las materias que ha demostrado esta pandemia, es la necesidad de entregar nuevas atribuciones a los territorios, de manera que puedan responder rápida y de manera atingente a las situaciones que se suceden, sin esperar las firmas y VºBº desde Santiago

Una de las cosas que más hemos escuchado estos días, es el hecho de que nadie está preparado para todo lo que estamos pasando, el COVID19 ha hecho estragos en todos los países del mundo, sin distinguir entre los más desarrollados o no, nadie fue capaz de ver venir una pandemia de estas dimensiones, y los gobiernos, en especial a quienes golpeó antes, han debido hacer política pública sobre la marcha. No obstante esto es cierto, también lo es que desde hace mucho tiempo, los alcaldes hemos venido pidiendo insistentemente una mayor descentralización para nuestros territorios. Es necesario recordar que Chile es el país más centralizado de la OCDE, ese grupo que tanto nos interesa compararnos de manera permanente, y que lo nuestro no es únicamente un hecho constitucional y/o administrativo, sino sobre todo cultural en cuanto a como desde tiempos coloniales, y como herencia española y borbona, hemos dirigido los destinos del país.

Este modelo centralista se está volviendo asfixiante, y está dando importantes muestras de fatiga e injusticia social. Muchos territorios ricos en recursos naturales, no tienen ni si quiera todas sus calles pavimentadas y crecen los campamentos. Otros son centros de dura contaminación ambiental, zonas de sacrificio como Til Til, Huasco o Coronel, pero no reciben una vuelta de mano del estado central por solucionar la vida de millones de personas, por el contrario se les sigue castigando con nuevos productos contaminantes, gracias a planes reguladores que no contemplan la opinión ni de alcaldes, y menos la comunidad afectada. Nadie está en contra de buscar el desarrollo macro económico, pero no podemos seguir obviando las enormes carencias a nivel regional y comunal, porque finalmente son personas las que las viven y padecen.

Consistentemente vemos que los países más avanzados son mucho más descentralizados que nosotros y entregan grados de autonomía necesaria y controlada, que les permite volverse más competitivos y ágiles, aprovechando los talentos existentes, dejando de esperar las respuestas que provienen de un funcionario político y burócrata, que muchas veces desconoce la vida cotidiana del lugar.

Si Santiago sigue creciendo, atomizamos el país en ese lugar, en vez de tener polos de desarrollo atractivos en otras partes, que incentiven a la gente a asentarse en esos lugares y echar raíces, la misma concentración excesiva de gente, es una de las razones de marginalidad y abandono. Más centros de estudios regionales, pensamiento estratégico y fortalecimiento de la institucionalidad del territorio darán como fruto un mayor balanceo, en el amplio sentido del concepto, y diversificación las tareas y recursos a nivel país.

No diría que nuestro estado es pequeño, pero si a lo menos de brazos cortos que les cuesta llegar a la periferia y a las zonas menos densas, obligando entonces a muchos de ellos a emigrar a lugares que le brinden servicios básicos, que increíblemente en pleno siglo XXI y con un per cápita de USD25.000 aún no existe. Finalmente apelo a una cuestión casi emocional, para que en estos momentos tan complejos para todos, contemos efectivamente los alcaldes con más herramientas que nos permita apoyar y acompañar a nuestros vecinos, por supuesto sin tener que pasar por la “buena voluntad” y decretos de los escritorios de Santiago.

 

Claudio Segovia, alcalde de Graneros, Región de O´Higgins.