empresa inmobiliaria archivos - Radio Agricultura
Publicado enNacional

Demandan por $1.000 millones a empresa inmobiliaria de Recoleta

El abogado del alcalde de Recoleta Daniel Jadue, Ciro Colombara, demandó por difamación a Desarrollo Inmobiliario Bellavista (DIB) -empresa ligada al banco de inversión Banmerchant a cargo de la construcción de dos torres de departamentos en la esquina de Pio Nono con Bellavista, de las cuales solo una ha podido ser habitada debido a los problemas legales que mantiene.

La demanda fue ingresada a través del abogado Aldo Díaz en representación de Colombara, quien es parte de los abogados del municipio de Recoleta a cargo de los litigios por irregularidades en los permisos de edificación relacionadas con el proyecto inmobiliario Conjunto Armónico Bellavista (CAB), construido durante la administración anterior a la del alcalde Jadue.

La acción civil es la respuesta a la actuación de la empresa en cuestión que en enero acusó a Colombara de emitir dichos falsos al asegurar al diario “El Mercurio” que, en el marco de una investigación penal dirigida por el Ministerio Público, se descubrió que la inmobiliaria demanda pagó un cohecho al entonces director de Obras de Recoleta para la obtención de una rampa de acceso por la vereda de la calle Pío Nono al proyecto inmobiliario de propiedad de DIB correspondiente al Conjunto Armónico Bellavista (CAB).

En el libelo, la defensa pide al tribunal que se condene a los demandados Francisco Walker, Gonzalo Rodríguez, Christian Espejo, Francisco Walker y Gonzalo Rodríguez a indemnizar por un monto total de $1.000 millones por concepto del daño moral que le ocasionaron a su representado producto de una campaña difamatoria realizada en su contra “a través de diversos medios de comunicación, ante el Colegio de Abogados y mediante la presentación de la demanda de indemnización de perjuicios”, además de la denuncia ante el Colegio de Abogados, la que fue archivada el 13 de mayo.

Según explica Aldo Díaz, su representado ha defendido los intereses municipales frente a estas irregularidades en todas las instancias y fue en ese contexto que aludió a las investigaciones penales que la fiscalía llevó adelante en contra de DIB y que generó la demanda en contra del abogado por presunto daño moral ($500 millones).

Asimismo, agrega que “los representantes de la inmobiliaria y su abogado Christian Espejo, faltan a la verdad reiteradamente en los tribunales y ante la opinión pública, acciones infundadas que lo que pretenden es confundir y distraer el foco de lo que realmente es relevante, es decir, el cúmulo de irregularidades e ilegalidades en la construcción de ese proyecto en el barrio Bellavista”.

Por último, agregó que “efectivamente, el proyecto inmobiliario Conjunto Armónico Bellavista desde su inicio, se involucró en actos de corrupción, consiguiendo una construcción al margen de las normas urbanísticas”.

“El señor Colombara no solo reafirma, y reafirmamos, que representantes de Inmobiliaria pagaron una coima al exfuncionario de la Municipalidad de Recoleta, sino que además demandó por 1.000 millones de pesos a la inmobiliaria, sus representantes y a su abogado, por la campaña de difamación y desinformación que han ejecutado en su contra. Incluso, la denuncia al Colegio de Abogados, que tanta propaganda hizo de ella la inmobiliaria, fue archivada por esta misma situación. Confiamos que, tal como ha ocurrido hasta el momento, los tribunales nuevamente nos darán la razón”, puntualizó.

Publicado enNacional

Condenan a inmobiliaria por daños en vivienda aledaña a construcción

La Corte de Apelaciones de Santiago condenó a una empresa inmobiliaria a pagar una indemnización de $23.901.083 por concepto de daño emergente, provocado en vivienda aledaña a obra en construcción, en la comuna de Las Condes.

En fallo unánime, la Cuarta Sala del tribunal de alzada –integrada por los ministros Juan Cristóbal Mera, Lilian Leyton y la fiscal judicial María Loreto Gutiérrez– confirmó la sentencia, dictada por el 26° Juzgado Civil de Santiago, en la parte que ordenó a la empresa Nahmias Inversiones y Desarrollo Inmobiliario pagar el daño emergente, pero la revocó por daño moral.

Que el daño emergente pretendido por el actor fue acreditado con el mérito del informe pericial, elaborado por el ingeniero civil y perito judicial don Roberto Aigneren Ríos, que da cuenta de los daños causados en el inmueble del demandante, consistentes en fracturas de los muros medianeros con riesgo de derrumbe, roturas de cañerías de agua, hundimiento y desnivelación de su patio de servicio, destrucción de pisos cerámicos, entre otros y presupuestos de reparación de daños, causados a consecuencia de la excavación del terreno y posterior construcción de las obras de la demandada”, sostiene el fallo.

La resolución agrega: “Que el actor también solicitó se le indemnice el daño moral sufrido a consecuencia de los daños provocados a su propiedad, referidos precedentemente. Sostiene que debido a la construcción de la obra colindante con su casa habitación y los daños ocasionados a ella, sufrió múltiples molestias, angustias e impotencia al observar como su casa se deterioraba con el paso de los días; expresa que se vio afectada su privacidad y la de su familia, a lo que agrega las molestias sufridas, producto de los múltiples reclamos que hizo al ingeniero a cargo de la obra, quien hacía caso omiso de sus reiteradas solicitudes, concluye que todo lo anterior, le provocó un sufrimiento que avalúa, en la suma de $35.000.000″.

Que esta Corte entiende que no basta sólo mencionar al tribunal, que la víctima ha experimentado algún sufrimiento, para luego invocar daño moral, derivado de un hecho que le ha causado detrimento patrimonial (…). Es efectivo que los daños ocasionados a su propiedad pudieron provocarle no sólo molestias y preocupaciones, sino también angustia psíquica, que debía probarse y no presumirse”, añade.

Para la Corte de Santiago: “(…) tanto la jurisprudencia como la doctrina, concuerdan en que un daño para ser reparable debe ser real y efectivo y no supuesto o eventual. Y esto se logra cuando la víctima rinde prueba suficiente que acredita el daño experimentado, por el que ha solicitado indemnización”.

Que no existen en autos antecedentes probatorios, que den cuenta de la incidencia en el ánimo y espíritu del afectado, el detrimento patrimonial experimentado, puesto que ninguna prueba rindió para demostrarlo, razón por la cual estos sentenciadores, estiman que el daño moral demandado no ha sido justificado y revocaran la sentencia en éste extremo”, concluye.

Agencia Uno