INACH archivos - Radio Agricultura
Publicado enEl Agro

¿Cómo medir el cambio climático en la Antártica? Publicación del INACH entrega algunas respuestas

Con un especial dedicado a los sensores del cambio climático en la Antártica, el Instituto Antártico Chileno (INACH) publicó una nueva edición de su revista bianual y una de las publicaciones más antiguas del Ministerio de Relaciones Exteriores, el Boletín Antártico Chileno (BACh) correspondiente al volumen 40, número 2.

En su editorial, el director nacional del INACH, Dr. Marcelo Leppe Cartes plantea que “hacer ciencia en la Antártica ha dejado de tener solo esa dimensión épica de realizar investigación en una de las últimas fronteras del planeta Tierra. Hoy, nuestras preguntas de investigación se orientan, además del romanticismo inherente a lo polar, a abordar la manera en que un continente completo ha respondido, responde y responderá a un mundo cambiante. Es una duda de escala planetaria, pero que cobra cada vez más sentido para la generación que tiene el triste récord de ser la primera en la historia de la humanidad en atravesar las 400 partes por millón de dióxido de carbono atmosférico”.

La publicación de 94 páginas contiene seis artículos sobre sensores del cambio climático en Antártica escritos por Lorena Rebolledo (INACH); Humberto González y José Luis Iriarte (Centro Ideal y Universidad Austral); Jorge Carrasco (Gaia Antártica, Universidad de Magallanes); Shae Jones y Georgia Watson (Universidad de Wollongong, Australia); Sarah Feron y Penny Rowe (Universidad de Santiago de Chile) y Laura Farías y Martín Jacques Coper (Universidad de Concepción). Este tema adquiere mayor relevancia teniendo en cuenta que a principios de mes se inauguró el primer sensor de la Red Latitudinal de Estaciones Paramétricas de Antártica en la Estación Polar Conjunta Glaciar Unión, importante aporte al Observatorio de Cambio Climático impulsado por el Gobierno de Chile.

En tanto, en la sección “Avances de la Ciencia Antártica” se encuentran temas diversos como el eclipse total solar en la Antártica, los pulpos polares o la única mosca alada que vive en el Continente Blanco. Los artículos fueron redactados por Patricio Rojo (Universidad de Chile); María Cecilia Pardo (Universidad de Chile); Nicole Trefault (Universidad Mayor) y Juan Ugalde (Universidad del Desarrollo); Kattia Núñez y Leticia Barrientos (Universidad de La Frontera); María Soledad Astorga (Universidad de Magallanes) y Fréderic Thalasso (Instituto Politécnico Nacional, México); Olmán Gómez-Espinoza y León Bravo (Universidad de La Frontera); José Celis (Universidad de Concepción) y Gustavo Chiang (Universidad Andrés Bello) y por último el texto que escribieron Melisa Gañán y Tamara Contador (Universidad de Magallanes).

Además de las entrevistas en profundidad a SangHoon Lee, quien estuvo encargado del Centro de Cooperación Chile-Corea, y a los jóvenes científicos destacados durante la última versión del Congreso Chileno de Ciencia Antártica, Claudia Maturana y Dieter Tetzner.

La imagen de la portada del BACh es un pingüino papúa y es de la autoría del destacado fotoperiodista español Felipe Trueba. El diseño de la revista estuvo a cargo del Taller Negro.

Esta nueva publicación puede ser descargada gratuitamente desde la sección publicaciones del sitio web de INACH: www.inach.cl.

Publicado enEl Agro

Inauguran primer sensor de la Red Latitudinal de Estaciones Multiparamétricas de Antártica

Hoy se inauguró el primer sensor climático de la Red Latitudinal de Estaciones Multiparamétricas en la Estación Polar Científica Conjunta Glaciar Unión, situada a solo mil kilómetros del polo sur. Una iniciativa liderada por el Instituto Antártico Chileno (INACH), organismo técnico del Ministerio de Relaciones Exteriores, y que tiene como objetivo instalar 21 sensores en distintos puntos a lo largo de la península Antártica, siendo un gran aporte al Observatorio de Cambio Climático impulsado por el Gobierno de Chile.

Al cumplirse este hito muy relevante para el país, las autoridades valoraron la implementación de esta red de sensores en la Antártica, más aún por la importancia que tiene en el estudio del cambio climático global y su influencia en el clima del planeta.

El Ministro de Relaciones Exteriores, Andrés Allamand, expresó: “Hoy, desde Glaciar Unión, la base de mayor profundidad en el continente antártico, surge un proyecto de extraordinaria gravitación. Se trata de vincular, a través de un conjunto de medidores y sensores paramétricos, ni más ni menos que 8.000 kilómetros de territorio, entre la Antártica y Visviri, en el norte del país. Así, se da lugar al proyecto Observatorio del Cambio Climático, que ha contado con el impulso del INACH y la participación muy activa del Ministerio de Defensa, del Ministerio de Ciencias y también del Ministerio de Relaciones Exteriores. Otra contribución de Chile al combate del fenómeno del cambio climático global”.

Marcelo Leppe, Director Nacional del Instituto Antártico Chileno, destacó la importancia de la sección austral de este proyecto. “Durante los próximos años, vamos a estar instalando estas 21 estaciones, y cuando estén listas y funcionando, van a transmitir datos en tiempo real sobre Cambio Climático, aportando a uno de los compromisos de Chile en la COP 25 y 26, de generar información de base respecto del rol que cumple Antártica modelando y modulando el clima del mundo. Es muy importante para Chile, la región más cercana al Continente Blanco, que está directamente bajo el influjo de las corrientes marinas y de los fenómenos atmosféricos que la afectan. Comprender esto amerita entender la profundidad con que Antartica regula muchos aspectos de la economía chilena y, si vamos a estar imaginando el Chile que queremos para los próximos 25 años, es fundamental contar con esta información”, remarcó.

La fecha de este hito no es casual, pues coincide con uno de los eventos científicos más extremos que se apreciará desde el mismo lugar. “Este sábado ocurrió un evento extraordinario, un eclipse en el territorio antártico. Este eclipse cierra una temporada de eclipses que hemos tenido en nuestro país, en el norte, en el sur y ahora en la región austral. Pero junto a este eclipse, tenemos otro evento de gran relevancia, porque el INACH instalará el primer sensor climático en la base Glaciar Unión. Esta estación que pronto nos permitirá disponer de datos sobre temperatura, precipitaciones, niveles de masas de hielo, entre otras variables, se conectará al Observatorio de Cambio Climático, constituyéndose en una pieza clave para tener un monitoreo de la tremenda distribución latitudinal de nuestro país desde el norte hasta prácticamente el polo sur”, enfatizó el Ministro de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, Andrés Couve.

Colaboración institucional

El gobernador regional de Magallanes y de la Antártica Chilena, Jorge Flies, destacó la relevancia para la región austral de este proyecto.“Tendremos una gran noticia sobre la primera medición y la inauguración de los sensores de cambio climático con que Chile está comprometido con el mundo. Y eso se va a hacer desde Magallanes, y específicamente desde la Antártica Chilena, en el glaciar Unión. Tanto el Ministerio de Defensa, el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Ministerio de Ciencia, junto a investigadores, INACH y otras instituciones han hecho posible empezar a responder a una de las principales preocupaciones que tiene el mundo: el cambio climático. Por eso, Chile va a tener sus ojos puestos en la Antártica Chilena y esta información no solo nos va a servir a nosotros, sino a todo el mundo”.

Por su parte, Baldo Prokurica, Ministro de Defensa Nacional, destacó el aporte de la colaboración entre diversas instituciones para lograr esta iniciativa: “Quiero felicitar a los 35 integrantes de las Fuerzas Armadas, hombres y mujeres, y a la dotación de 15 científicos del Programa Nacional de Ciencia Antártica (PROCIEN), que hoy se encuentran en la Antártica —en el glaciar Unión, ubicado a 1.200 kilómetros del polo sur— instalando nuevos sensores para la Red Latitudinal de Estaciones Multiparamétricas, que nos permitirán monitorear el clima y la sismología de esa zona y, de esa forma, proteger el medioambiente de todo el planeta. La presencia permanente de nuestros militares en dicho continente es, además, una clara demostración de cómo nuestros militares aportan día a día al crecimiento tecnológico y científico del país y de todos los chilenos”, expresó.

En esa colaboración, ha sido fundamental la participación multidisciplinaria de diversas instituciones públicas, una de ellas es la Dirección Meteorológica de Chile, que cumplirá la relevante misión de custodiar la información generada por estos sensores. Su director, Reinaldo Gutiérrez, destacó que “Antártica es hoy una de las zonas más afectadas por el cambio climático, por eso es que hoy día es relevante para la Dirección General de Aeronáutica Civil y la Dirección Meteorológica de Chile estar en conjunto con INACH instalando la primera estación como parte del proyecto, lo cual permitirá, sin duda, aumentar la densidad de datos y obviamente generar estudios significativos con mayor profundidad para estudiar el cambio climático”.

Un proyecto de tales magnitudes considera grandes dificultades técnicas y logísticas, que pueden poner en peligro el éxito y continuidad del mismo. Por ello, la colaboración y cuidadosa planificación son fundamentales. En este caso, fue necesario desarrollar una tecnología más robusta que la presente en los sensores habituales y que les permitiera resistir temperaturas de hasta -70 °C y fuertes vientos, condiciones que podrían afectar la vida útil de los equipos.

Sebastián Alfaro es el ingeniero a cargo del proyecto, quien manifestó que “si bien no es la primera red de estaciones que se instala, sí es la primera red de estaciones que Chile instala con un enfoque a largo plazo. La tecnología que vamos a usar para sensorizar Antártica está diseñada para resistir las condiciones extremas que tiene el Continente Blanco”.

Observatorio de Cambio Climático

Además de éste sensor instalado en glaciar Unión, en la primera etapa se ha considerado colocar otros tres sensores que operarán desde base Profesor Julio Escudero (en isla Rey Jorge), base Yelcho (en punta Py) y base Teniente Luis Carvajal (en isla Adelaida). En los próximos años se espera instalar un total de 21 sensores a todo lo largo de la península Antártica.

Estos sensores se suman a la iniciativa del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación con la estrecha colaboración de los Ministerios de Relaciones Exteriores, Defensa y Medio Ambiente, que se puso en marcha desde inicios de este año. Con el Observatorio de Cambio Climático, se busca instalar una red de sensores descentralizada de ocho mil kilómetros desde el norte grande a Antártica, lo que permitirá recopilar información para la formulación de acciones de mitigación y adaptación necesarias para el futuro.

Toda la información relativa a este proyecto, está disponible en el sitio web www.inach.cl.

Publicado enEl Agro

Aprueban financiamiento para construcción de Centro Antártico Internacional

El Consejo Regional de Magallanes aprobó por mayoría el financiamiento para la construcción del Centro Antártico Internacional (CAI), noticia no solo relevante para Punta Arenas, ciudad puerta de entrada a Antártica y para la región austral, sino que es una gran oportunidad para Chile y el mundo.

De esta manera, se ha dado un paso fundamental hacia la consolidación del país en su identidad como nación polar, ya que podrá brindar al mundo un espacio único, dedicado al estudio de la ciencia antártica y el cambio climático, y el vínculo de éste territorio con la comunidad.

La nueva infraestructura contará con cinco pisos y una superficie aproximada de 28 mil metros cuadrados.

El director del Instituto Antártico Chileno (INACH), Dr. Marcelo Leppe Cartes, comentó que “hoy es un día muy importante, pero no solo para Magallanes, lo es para Chile como nación polar, y también lo es para la ciencia antártica, ya que con la futura construcción del CAI, estaremos dando la relevancia que requiere una ciudad Antártica como lo es Punta Arenas, por donde pasan más de 20 países para efectuar ciencia de calidad en el prístino continente”.

La aprobación del financiamiento del CAI evidencia la voluntad de Magallanes de asumir su identidad antártica, demostrando una visión de largo plazo y un compromiso con la protección del territorio a través del crecimiento de la ciencia antártica y la educación.

Al respecto, la experiencia de otras ciudades polares muestra que iniciativas como ésta pueden potenciar el crecimiento, el turismo fuera de temporada, la sustentabilidad urbana y la creación de espacios académicos y científicos de alta complejidad, con todos los beneficios que ello conlleva.

bosque Infraestructura de primer nivel

Uno de los aportes del CAI es contar con una moderna infraestructura que facilite el desarrollo de ciencia antártica de calidad y que a su vez sea un soporte logístico para la realización de una mayor cantidad de expediciones al Continente Blanco.

El proyecto considera laboratorios en las áreas de hielo, atmósfera y océano; ecología y evolución; y geología, paleontología y clima, con sus respectivas áreas de almacenamiento, colecciones y un laboratorio multipropósito con sala de refrigeración.

Con esto se estima atender a medio millar de investigadores e investigadoras que integran el Programa Nacional de Ciencia Antártica, así como a científicos y científicas de otros programas internacionales.

“Las facilidades logísticas y el acceso a laboratorios de alta calidad es un gran incentivo para que científicas y científicos de todo el mundo elijan Chile como su base de operaciones, fortaleciendo una comunidad de investigación polar que se va potenciando año a año”, comentó Leppe.

La cercanía de este edificio con el muelle Mardones permitirá potenciar las actividades logísticas que se pueden entregar a los Programas Antárticos Nacionales de los países que desarrollan actividades en la Antártica desde Chile.

Habrá espacios para el apoyo de las expediciones, como áreas de almacenamiento y manejo, zona de maniobras en el muelle, helipuerto, carga y descarga de camiones y bodegas.

Existirá además, un área destinada exclusivamente a las y los visitantes, con diversos espacios interactivos y salas climatizadas que simulan la experiencia de vivir en un ambiente polar.

Además, estarán presentes los acuarios con especies antárticas y subantárticas, junto a un parque de dinosaurios, un planetario y una inigualable reproducción viva del bosque antártico que existió hace millones de años.

Pensando en la comodidad de los visitantes, el centro contará con dos cafeterías, tienda de souvenir, un auditorio con capacidad para 600 personas y estacionamientos para vehículos y bicicletas.

El soñado Centro Antártico Internacional fue diseñado por los arquitectos Alberto Moletto, Cristóbal Tirado, Sebastián Hernández y Danilo Lagos, equipo que en 2017 ganó el concurso convocado por el Ministerio de Obras Públicas (MOP).

Se estima que su inauguración será eventualmente en el año 2025.

El INACH ha venido trabajando arduamente con la iniciativa programática de este CAI desde 2016, visibilizando la importancia de contar con este espacio, a través de diversas iniciativas que han ayudado a que la comunidad pueda sentir y vivir la Antártica desde la emocionalidad y lo cognitivo.

Intensa labor que se efectúa para que este futuro centro se convierta para Punta Arenas, la región, el país y el mundo en una experiencia significativa y transformadora, poniendo en valor lo que la ciencia de primer nivel está haciendo en el sexto continente y sus teleconexiones con el resto del planeta.

Acuarios antárticos

En 2017, durante la Expedición Científica Antártica (ECA 54), comenzó a implementarse un sistema de acuarios para el futuro CAI que permitiera llevar a cabo un proceso de divulgación de especies antárticas y subantárticas vivas en Punta Arenas.

Estos acuarios comenzaron a funcionar en marzo de ese mismo año, al interior del edificio de los laboratorios embajador Jorge Berguño Barnes del INACH.

Esta iniciativa, única a nivel internacional, se compone de 16 acuarios que en los últimos tres años de funcionamiento han acogido a un total de veinte especies antárticas, aunque no todas al mismo tiempo, ya que se trabaja con números reducidos hasta los diez o quince individuos.

A futuro y con la construcción del nuevo edificio, se espera que los acuarios alcancen una capacidad total de 133 mil litros, se amplíe el número de especies antárticas y subantárticas y que además, exista una zona para talleres y áreas de servicios.

Bosque antártico

Se espera también que el Bosque Antártico del CAI tenga una superficie de mil metros cuadrados donde se estima que vivirán más de mil plantas de 34 especies diferentes que alguna vez poblaron la Antártica.

Su objetivo principal radica en dar a conocer la desconocida historia natural de la conexión Sudamérica-Antártica, un otrora territorio “verde” con frondosos y tupidos bosques y por el que habitaron dinosaurios, pequeños mamíferos, aves, insectos y otros animales primitivos del Cretácico.

En la actualidad, especies vegetales con diferentes requerimientos hídricos, de luz y temperatura crecen en el Vivero Forestal de la Corporación Nacional Forestal (CONAF), situado en Río de los Ciervos, kilómetro 5,5 al sur de Punta Arenas, a través de un convenio de colaboración entre CONAF e INACH.

Los primeros ejemplares llegaron a estas instalaciones en septiembre de 2019, para lo cual acondicionó y climatizó un área de 72,9 metros cuadrados para su establecimiento.

Para asegurar las condiciones idóneas de crecimiento, desarrollo y propagación de las plantas, se instalaron dispositivos automatizados para mantener la temperatura y humedad, recreando las condiciones de un ambiente tropical, incluso en invierno.

Estas plantas se separaron en dos grupos, las que requieren más luz solar y las que no necesitan tanta, para el bienestar de estas últimas se cubrió un sector del invernadero con sombra parcial.