obesidad archivos - Radio Agricultura
Publicado enEl Agro

Expertos mundiales alertan sobre comida ultraprocesada e instan a realizar campañas

Está entre las más comercializadas del mundo, pero su consumo se asocia a obesidad, enfermedades cardiovasculares y hasta cáncer. Chile es el segundo país de la región que más la compra.

‘Ya es hora de que los consumidores tengan la oportunidad de ver qué son realmente los alimentos ultraprocesados: comida que no es real, que no nutre y que tiene detrás sólida evidencia que los asocia con graves consecuencias a la salud’.

Así comienza una carta publicada ayer en la revista científica BMJ Global Health, firmada por un grupo de expertos internacionales en salud pública, incluidos científicos de la U. de Harvard y asesores de la Organización Mundial de la Salud (OMS), quienes piden a los gobiernos del mundo realizar campañas similares a las del tabaco para informar a la población sobre los riesgos de los alimentos ultraprocesados.

Según explican los firmantes, este tipo de comida se puede reconocer porque ha sido modificada química o físicamente en varios procesos industriales, en los cuales se le añaden aditivos, estabilizantes y colorantes, entre otros ingredientes, como grandes cantidades de azúcar y sal.

‘Estos son reconocibles en el supermercado como aquellos alimentos que vienen listos para comer, contienen más de cinco ingredientes y comúnmente una larga vida útil’, se lee en el texto.

Allí, los autores plantean que este tipo de comida tendría un rol importante en la actual pandemia de obesidad que experimentan los países occidentales.

De acuerdo con el documento, más de la mitad de las calorías consumidas en los países de medianos y altos ingresos proviene de alimentos ultraprocesados, los cuales se encuentran entre los más comercializados del mundo.

De hecho, un informe difundido en 2019 por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) establece que Chile es el segundo país de Latinoamérica que compra más alimentos ultraprocesados, superado únicamente por México.

El problema, argumenta el nuevo artículo, es que estos están exponiendo a millones de personas a un mayor riesgo de aumento de peso, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

Al mismo tiempo, continúan, las personas son inconscientes de los riesgos de consumirlos. De allí que los expertos piden campañas similares a las de los cigarrillos para informar las consecuencias.

‘La gente necesita construir un significado de lo que son estos alimentos. Con el tabaco se ha logrado en términos de que las personas entiendan lo que significa su consumo. Entonces, si queremos evitar la devastación de nuestro sistema de salud, debemos hacer campañas similares que conduzcan a disminuir la compra de ultraprocesados’, indican los expertos en el artículo.

Y añaden: ‘Se pueden tomar las lecciones aprendidas con el tabaco para hacer campañas de sensibilización pública que revelen la verdadera naturaleza de estos alimentos y sus riesgos para la salud’.

Otra propuesta de estos expertos es agregar una etiqueta a los productos, similar a la del etiquetado nutricional en Chile, que contenga la palabra ‘ultraprocesado’, sumado de una advertencia sobre algunos de sus ingredientes dañinos y una potencial consecuencia.

Consultado sobre la publicación, el académico de la Universidad Diego Portales y experto en salud pública, Roberto Barna, dice que ‘no podría estar más de acuerdo’.

El profesional comenta: ‘Si no invertimos en estas campañas de sensibilización, eso implica enfermedades, lo que tendrá un alto costo para el sistema sanitario. Igual vamos a pagar, pero con vidas, porque está más que demostrada la asociación entre alimentos ultraprocesados y múltiples enfermedades’.

Un balance

Lorena Rodríguez, académica del Departamento de Salud Pública de la U. de Chile, opina que campañas de este tipo se deben aplicar ‘con cuidado’ en Chile, tomando en cuenta que el país ha avanzado con el etiquetado nutricional.

‘Si agregamos información extra, la población podría sentir que no le van quedando opciones’, plantea Rodríguez. Por eso, añade, una estrategia de este tipo debe ir acompañada de políticas que mejoren el acceso a alimentos más saludables (ver recuadro).

‘Es importante aclarar que hoy existen alimentos ultraprocesados que no son ‘altos en’, entonces debemos hacer estudios para ver cuál es el impacto de esta categoría en la salud. Hay que hacer nuevas evaluaciones en Chile tras la implementación del etiquetado’, comenta.

Cinthya Urquidi, académica del Departamento de Epidemiología y Salud de la U. de los Andes, cree que la propuesta internacional es totalmente razonable.

‘Este es justamente el camino que se ha estado discutiendo en los congresos de nutrición, considerando que además se ha visto su capacidad adictiva. Debemos usar los mismos canales del márketing para advertir el daño que le hacemos a la salud’, dice la académica.

Recuadro

– Acceso a alimentos saludables

Los entrevistados son enfáticos en la importancia de hacer un balance entre campañas de sensibilización y políticas públicas que mejoren el acceso a alimentos más saludables y naturales. ‘Está muy bien dar información, pero tenemos que acercar opciones saludables al bolsillo de las personas para que sientan que no se quedan sin poder comer nada’, plantea Rodríguez.

Lo mismo opina Urquidi. ‘Parte de la prevención es el acceso, y si una campaña no se traduce en más ferias libres y un acceso económico a los alimentos saludables, es muy difícil cambiar hábitos en la población’.

Fuente: El Mercurio
Publicado enNacional

Ministro Paris valora proyecto de ley busca establecer la obesidad como una enfermedad crónica

El ministro de Salud, Enrique Paris, valoró este viernes la presentación del proyecto de ley que busca establecer la obesidad como una enfermedad crónica, manifestando además su total apoyo a la medida. La iniciativa además impulsada busca establecer la Política Nacional de Alimentación Saludable y la Prevención de la Obesidad, la cual deberá ser elaborada e implementada por el Minsal

En la misma línea el proyecto tiene por objetivo la promoción y regulación de alimentos procesados saludables; la promoción de una dieta saludable; la prevención y control de sobrepeso y obesidad; la vigilancia epidemiológica del sobrepeso y obesidad; y estrategias de cobertura y financiamiento para el tratamiento de la obesidad.

Al respecto el ministro Paris valoró la iniciativa y señaló que “significa un cambio de paradigma y se incorpora en el GES y en las mallas curriculares del área de la salud para que todos los estudiantes entiendan que es una enfermedad”.

“Cuando uno tiene una apendicitis nadie le niega la operación, tiene un código Fonasa y Fonasa y las Isapres tienen que pagar, ahora va a pasar lo mismo, cuando alguien tenga que operarse es por una enfermedad, por lo tanto va a tener un código Fonasa y cuando eso pasa las Isapres tienen que tener automáticamente ese código y dar la cobertura”, enfatizó la máxima autoridad sanitaria.

La obesidad es una enfermedad que afecta al 34,4% de la población, según datos de la Encuesta Nacional de Salud 2016-2017. Tanto el sobrepeso como la obesidad afectan directamente el bienestar físico-psíquico y la calidad de vida de las personas que la padecen.

Por su parte la presidenta de la ONG 300 mil mórbidos, Soraya Flores, valoró la instancia y comentó que “con este proyecto vamos a tener mucho más acceso a una salud digna y por sobre todo que van a tener una esperanza para poder tratar si enfermedad crónica, porque esto realmente es una enfermedad crónica y terminar con el estigma de que la obesidad es porque uno pasa comiendo todo el día”.

Publicado enEl Agro

Desafíos para Chile en el Día Mundial de la Alimentación 2021

 

  • El cambio climático y la sequía son una de las principales amenazas para la seguridad alimentaria de nuestro país.

 

  • Casi toda la alimentación saludable necesaria para hacer frente a la obesidad provienen de nuestros campos, por lo que el buen manejo del recurso hídrico resulta fundamental para poder enfrentar los desafíos de los próximos años.

15 de octubre de 2021.-Con el objetivo de erradicar el hambre, la FAO en 1979 proclamó el 16 de octubre como el Día Mundial de la Alimentación. Aunque los objetivos planteados hace 42 años se han modificado en su mayoría, se han añadido otras problemáticas clave que necesitan atención. El cambio climático, la escasez hídrica, así como la obesidad y la alimentación saludable son parte del nuevo relato para reflexionar en este día.

La Ministra de Agricultura, María Emilia Undurraga, con motivo de esta fecha, destaca “en este día Mundial de la Alimentación quiero relevar el tremendo desafío que tiene la agricultura de alimentar con productos saludables, inocuos y nutritivos a una población cada vez mayor, pero con menor disponibilidad de recursos hídricos y de tierra cultivable”. Además, la autoridad subraya el uso que hace el campo del agua, “el sector agrícola utiliza el agua para transformarla en alimentos para las personas, siendo base del bienestar y de la seguridad alimentaria”. 

Don Gustavo Rubio Palma es un pequeño agricultor de Pelarco, en la VII región, y respalda la declaración de la ministra:  “he vivido toda mi vida de la agricultura y ha cambiado bastante, empecé como arrocero y he cambiado a otros cultivos que sean más rentables, pues nos hemos adecuado a la disminución del agua de riego; por eso dejé el arroz que necesita más caudal y he tecnificado a la vez los cultivos con lo cual he podido estar hasta este minuto”. Además, explica que “si sigue esta sequía y esta situación del mal manejo de los caudales vamos a tener un fracaso de la producción alimentaria de la agricultura”. 

Es que debido al cambio climático los cultivos de miles de agricultores han tenido que cambiar, para poder mantener la seguridad alimentaria del país. Éste es uno de los desafíos que tiene la alimentación para los próximos años para asegurar el suministro de alimentos para la población.

Un dato clave, por ejemplo, es que la Región Metropolitana con una de las superficies agrícolas más pequeñas del país, produce el 33% de las hortalizas y casi un 20% de las frutas, entregando suministros frescos todos los días a los más de 8 millones de habitantes de la capital. 

En este sentido, Liliana Camelio de Regando Futuro, que reúne a todos los regantes de Chile, señala: ”desde el corazón del campo chileno nacen los alimentos que día a día están presentes en nuestra mesa” y agrega que “para que estos alimentos sean realidad se requiere de suelo y agua, la base de la agricultura; y de los agricultores que deben mantener la vitalidad de nuestros campos, conservando los recursos naturales y la biodiversidad”.

Adicionalmente la actual sequía que vivimos en Chile no hace el camino más fácil, puesto que el agua es fundamental para poder cultivar en el campo chileno. Así lo expresa Liliana Camelio, “conservar estos recursos y luchar contra el cambio climático es fundamental para el desarrollo de la alimentación, es tarea de todos resguardar y optimizar el uso del agua, uno de los recursos naturales más escasos del mundo, es vital”. Como enfatiza don Gustavo Rubio “se nos acaba el agua se nos acaba la vida”

Obesidad: la pandemia silenciosa

La alimentación saludable proviene en casi su totalidad de nuestros campos, por lo que la falta de ella trae aparejado uno de los principales problemas de salud: la obesidad, la que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha definido como una pandemia. En Chile, según la última Encuesta Nacional de Salud (2017), casi 3 de cada 4 chilenos presentan algún grado de malnutrición en exceso. Esta es la razón, tras esta alarmante cifra, que tanto la autoridad de salud, como la sociedad médica, hacen continuos llamados a que se consuman más alimentos saludables como frutas, verduras o legumbres.

 

Publicado enEspectáculos

Rigeo confesó que fue víctima de bullying por su peso: “Fueron años, pero años aguantando burlas, miradas y feas palabras”

El cantante nacional Rodrigo del Real, conocido como Rigeo, realizó fuertes revelaciones en su cuenta de Instagram. “Me toca ser sincero con algo que llevo años callando”, expresó en su perfil de la red social el hermano de Daniela Aránguiz.

Esto, debido a que por años fue víctima de burlas por su peso, es por eso que escribió un potente mensaje sacando a la luz aquellos años en la televisión, los cuales fueron demoledores, según relató.

“La primera foto cuando estaba gordísimo, la segunda foto ya cuando pude bajar de peso”, comenzó el escrito en la red social junto a dos instantáneas.

Fueron años, pero años aguantando burlas, miradas y feas palabras. Incluso, algunas muy pasadas e hirientes. Créanme, no hay gordo feliz se los digo de mi experiencia. Esta subida fue una depresión la cual jamás la vi, jamás supe hasta el año pasado (2020) cuando tuve terapias con un sicólogo y abrí muchas cosas de mi vida“, continuó.

“Esto fue el letal diagnóstico de mi hija, detonó en mi una ansiedad gigante la cual no podía controlar y la cual lucho hasta el día de hoy. Me hacía mal ir a programas de tv y que algunos animadores se rieran de mi peso o me dijeran cosas que para ellos era el mejor humor que podían tener“, reveló.

Además, confesó que para él era “demoledor” ir a la televisión, pero lo hacía ya que debía promocionar sus canciones. “Hoy en serio los miro a ellos y ellos dan lástima y no porque pude bajar de peso, sino que porque la misma gente se encargó de sacarlos de los medios de comunicación“.

“Créanme, la lucha con el peso es de todos los días, jamás siento que le gane, jamás; es más siempre siento que tiene el paso delante mío esperando para volver”, contó. Junto a esto, realizó un llamado a que “cuando vean a alguien que sufre cambios violentos de físico o de ánimo hablen con ellos, pregunten si sienten pena o pasan por algo“.

A veces las heridas internas sangran mucho más que una superficial y también acotar que no todos los cuerpos lindos por fuera, son igual de bellos por dentro”, finalizó la dura confesión del cantante nacional.

Revisa la publicación de Rigeo a continuación:

Publicado enNacional

Junaeb reduce 50% el pan al desayuno para combatir la obesidad

Ante el alarmante aumento de sobrepeso y obesidad de los niños, niñas y adolescentes, la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb) incorporó una serie de cambios en el programa que atiende diariamente a más de un millón 800 mil estudiantes, en 12 mil 300 establecimientos educacionales públicos y particulares subvencionados de todo Chile.

Según datos del Mapa Nutricional 2020 de Junaeb, el 54% de los estudiantes presenta algún tipo de malnutrición por exceso, y la obesidad total llega a niveles cercanos al 30% en los primeros niveles educacionales, prekínder, kínder y primero básico. Es en este escenario que la insittución anunció una serie de mejoras en el Programa de Alimentación Escolar (PAE), para intentar revertir estas cifras.

Hasta el Liceo Juan Duarte de Providencia llegó el Director Nacional de Junaeb, Jaime Tohá, acompañado del director del Laboratorio Gastronómico, el chef Juan Pablo Mellado, para realizar una degustación de los nuevos platos que serán parte del menú de los estudiantes: yogurt con granola, fruta fresca y omelette de huevo relleno con tomate serán algunos de los nuevos desayunos que reemplazarán al tradicional pan con mantequilla.

“Los cambios que estamos realizando generarán un impacto en la alimentación escolar, elevando a calidad nutricional muy por sobre lo que se había entregado históricamente. No sólo reduciremos el pan, sino que se aumentarán las proteínas y se potenciará un cambio de hábito con las frutas al desayuno”, explicó el director de Junaeb, Jaime Tohá.

Opinión que comparte Juan Pablo Mellado, director del Laboratorio Gastronómico. “El desafío nuestro es hacer que los niños coman rico y nutritivo. El hecho de que una preparación sea sabrosa no sólo sirve para que se coman el almuerzo, sino que es la manera de demostrarles que los productos saludables no son sinónimo de comida desabrida o fome”, sostuvo el chef.

A pesar de que los colegios han estado cerrados por más de un año, el Laboratorio Gastronómico de Junaeb lleva meses trabajando en la aprobación de las minutas de los platos que se presentarán a los niños, niñas y adolescentes que volverán a los comedores. El uso de materias primas de calidad, así como la importancia de que los platos tengan pertinencia regional, y las presentaciones sean visiblemente atractivas, son algunas de las exigencias que buscan aumentar la aceptabilidad por pate de los estudiantes.

Más pescado, menos postre

Diariamente Junaeb entrega alimentación a estudiantes desde sala cuna hasta cuarto medio, tomando en consideración las necesidades nutricionales de los niños, niñas y adolescentes en la etapa de desarrollo que se encuentran. Junto con la reducción del pan, se incorporarán cereales integrales al desayuno como granola, así como también se prepararán los huevos en varias versiones, ya sea duro, como omelette relleno con tomate o revuelto, incrementando las proteínas. Además, por primera vez se servirá fruta fresca en la primera comida del día.

Por otro lado, se aumentarán las variedades de productos del mar, incorporando nuevos pescados, mariscos y algas, con presentaciones atractivas como albóndigas o hamburguesas. En esa línea, el mes pasado en la región de Los Lagos, los estudiantes de Frutillar probaron salsa boloñesa y panqueques a base de Cochayuyo, que en la encuesta de aceptabilidad que se le realiza a los estudiantes alcanzó un 80% de aprobación.

Situación similar que ocurrirá con las legumbres, que pasarán a ser servidas como mínimo 6 veces al mes en formato de guiso, sopas y otras novedosas preparaciones.

Los productos integrales como pan, arroz y pasta también llegarán al menú de los estudiantes, al igual que cereales como la quínoa, mote y polenta, que diversificarán las preparaciones.

Finalmente, y con el objetivo de acercar a los estudiantes al consumo de 5 porciones de frutas y verduras al día, se aumentará la entrega de fruta fresca en distintos formatos, como reemplazo de postres de leche.

Publicado enPolítica

Congreso aprobó proyecto del diputado Fuenzalida para que la obesidad sea considerada una enfermedad crónica

El diputado (RN) Gonzalo Fuenzalida presentó un proyecto de resolución para que el Presidente, Sebastián Piñera, reconozca a la obesidad como una enfermedad crónica para incrementar la prevención y de esta forma poder ayudar a casi un tercio de la población nacional. Este viernes la iniciativa fue aprobada en la Cámara de Diputados.

“Con esta iniciativa que tiene que ser financiado por el Gobierno, buscamos generar diagnóstico, tratamiento y seguimiento de los pacientes; aumentar la cobertura financiera por parte del Estado e Instituciones de Salud Previsional; facilitar el acceso de la población a una adecuada atención de salud (consultas; exámenes; fármacos e insumos; procedimientos quirúrgicos; días cama; y controles); y, por último, encomendar al Ministerio de Hacienda analizar la viabilidad de destinar los recursos necesarios para todas estas iniciativas”, enfatizó Fuenzalida.

La propuesta del congresista fue presentada y firmada con el respaldo de diferentes parlamentarios de Renovación Nacional (RN) como Alejandro Santana, Ximena Ossandón, Andrés Longton, Leopoldo Pérez, José Miguel Castro y Francisco Eguiguren.

Cabe destacar que a nivel mundial, a causa de esta enfermedad cada año mueren 2,8 millones de personas, y en Chile -según datos del Ministerio de Salud- la cifra de fallecidos es una persona por hora y se estima que 1 de cada 11 muertes en nuestro país es atribuible a los padecimientos del sobrepeso y obesidad.