Socabío archivos - Radio Agricultura
Publicado enEl Agro

Aseguran que restitución de tierras indígenas pondría en riesgo la producción de alimentos

Voceros de la Sociedad Nacional de Agricultura y de la Sociedad Agrícola de Biobío dijeron que, en general, las tierras entregadas a comunidades indígenas han disminuido su productividad.

Dirigentes gremiales del agro, a nivel nacional y regional, señalaron que una eventual restitución de tierras de pueblos originarios, propuesta en la Nueva Constitución, afectaría la disposición de los agricultores a invertir y arriesgaría una baja en la productividad de los predios. Esto, indicaron, por la incertidumbre que genera el derecho a la propiedad y entregar terrenos, medida que ha demostrado disminuir la productividad de los sectores.

El secretario general de la Sociedad Nacional de Agricultura, Juan Pablo Matte, señaló a diario La Tribuna que ‘nos causa enorme preocupación, no hay ninguna claridad sobre las zonas que se verían afectadas, podría ser el país completo’. Matte agregó que ‘cuando se habla de que nuestro país se transforme en un país plurinacional, con al menos 12 naciones además de la chilena, donde cada uno de estos pueblos originarios tendría una serie de derechos, como el de sus territorios ancestrales’ y se plantea ‘constituir una comisión o un consejo que demarque los territorios de cada pueblo ancestral permitiría a todas estas ‘naciones’ del norte, centro y sur generar una presión por la demarcación y restitución de esas tierras’. El vocero de la SNA continuó agregando que ‘las dimensiones de estas eventuales medidas son inabordables y tiene una relación directa con la propiedad privada, no solo del mundo agrícola, sino que de cualquier persona’.

INCERTIDUMBRE Y BAJA PRODUCTIVIDAD

Respecto a las implicancias de la propuesta para la Agricultura, el dirigente gremial explicó que ‘podría quedar incluida una definición unilateral que cierto territorio sea de un pueblo originario y que por lo tanto deba ser restituido’. ‘La agricultura requiere una mirada de mediano y largo plazo para llevar a cabo los procesos de inversión, de siembras y especialmente de plantaciones y la incertidumbre e indefensión frente al Derecho de Propiedad es un elemento adicional que impacta en la disposición de los agricultores a sembrar y producir los agroalimentos’, dijo Juan Pablo Matte. El elemento de preocupación sobre los terrenos productivos en Chile, de acuerdo a lo expresado por el secretario general de la SNA ‘se suma a otros factores que afectan la disposición de los agricultores a sembrar y producir los agroalimentos, como los temas de agua, la coyuntura de los precios de los insumos y los problemas logísticos, entre otros, pudiendo tener un serio impacto en la producción de agroalimentos’.

Adicionalmente ‘en general todas las tierras que ha comprado el Gobierno de turno a las comunidades mapuches han pasado a un total abandono y no producción de agroalimentos por varias razones’, explicó Juan Pablo Matte. Entre dichos motivos el dirigente gremial mencionó que ‘se compra esas tierras y no se capacita a la comunidad, no se le entrega herramientas y falta capital de trabajo para que desarrollen la agricultura’. Matte criticó el que no se entregue ‘capacitación, orientación, acompañamiento y ayuda. También faltan garantías, porque cuando se tiene una propiedad comunitaria es muy difícil poder acceder a un crédito bancario, porque se entrega en garantía una propiedad que no es tuya, sino que de una comunidad’. El secretario general de la SNA (Sociedad Nacional de Agricultura) finalizó explicando que ‘una gran cantidad de esas tierras, que han sido compradas para comunidades mapuches no están siendo productivas en agroalimentos’.

ECONOMÍA NACIONAL

El presidente de la Sociedad Agrícola de Biobío, José Miguel Stegmeier, comentó, respecto a la propuesta constitucional, que ‘se comete un tremendo error. Nuestra mirada debe ser hacia el futuro, es decir, quienes habitamos en las regiones más afectadas por este conflicto, debiéramos proponer soluciones que beneficien a las actuales y futuras generaciones’. Dichas soluciones, según Stegmeier, ‘deben ser justas para todos: agricultores, comuneros, prestadores de servicios, es decir, para todos quienes viven y trabajan en estos territorios’. Según el dirigente gremial ‘lo primordial en esto es considerar la realidad actual de posesión legal de las tierras. Es imposible pretender que nuestros agricultores abandonen, sea por el medio que sea, los campos que ya por generaciones trabajan y de los cuales son legítimamente propietarios’.

El presidente de Socabio dijo a diario La Tribuna que ‘el articulado relacionado con esta temática elaborado por la Constituyente, además, de ser injusto en su esencia, desconoce la actual composición de la población chilena, conformada por personas de distinto origen, pero que en su certificado de nacimiento y cédula de identidad oficialmente conforman una sola nacionalidad’. ‘En materia de desarrollo económico será un gran salto atrás, ya que precisamente las regiones con el mayor potencial de producción de alimentos, sobre todo para consumo interno, como son los rubros del trigo, la leche y la carne, con total seguridad disminuirán’, dijo Stegmeier. José Miguel Stegmeier indicó que ‘extensas superficies de tierras productivas, compradas por la Conadi o directamente usurpadas mediante la violencia, hoy son prácticamente improductivas’.
Recuadro

‘En materia de desarrollo económico será un gran salto atrás, ya que precisamente las regiones con el mayor potencial de producción de alimentos, sobre todo para consumo interno, como son los rubros del trigo, la leche y la carne, con total seguridad disminuirán’

José Miguel Stegmeier, presidente de la Sociedad Agrícola de Biobío

‘La agricultura requiere una mirada de mediano y largo plazo para llevar a cabo los procesos de inversión, de siembras y especialmente de plantaciones y la incertidumbre e indefensión frente al derecho de propiedad es un elemento adicional que impacta en la disposición de los agricultores a sembrar y producir los agroalimentos’

Juan Pablo Matte, secretario general de la Sociedad Nacional de Agricultura

Fuente: La tribuna

Publicado enEl Agro

José Miguel Stegmeier, presidente de SOCABÍO: “La compra de tierras ha sido la gran distorsión. Es un método que ha fallado”

Para conocer cuál ha sido el impacto de la violencia en la Macrozona Sur, específicamente en la Región del Biobío, en El Agro conversamos con José Miguel Stegmeier, presidente de Socabío.

Stegmeier explica la complicada situación que vive la provincia del Biobío desde hace algún tiempo. “Después de desmontar el estado de excepción, se desataron los ataques. Arauco es una zona prácticamente perdida, por el narcotráfico, el robo de madera. Y. la provincia del Biobío, que estaba relativamente tranquila, estos últimos meses el incremento ha sido notable y es difícil enfrentar desde el punto de vista de las policías”.

Respecto de lo sucedido con la familia Wild, dice que “es sencillamente amedrentarlos hasta el extremo, en una zona que no es de recuperación de títulos, y el terrorismo se trata de eso. Hay pánico en los vecinos, nos han amenazado como dirigencia agrícola, como institución, y eso tiene un nombre muy claro que es terrorismo”.

Diálogo como segundo paso

Stegmeier señala informa que registran 6 a 7 campos usurpados en la provincia del Biobío, y explica que a su juicio “el diálogo no sirve. Ni siquiera el diálogo lo pueden hacer las autoridades del estado, menos nosotros los gremios, además que no nos corresponde. Nosotros apelamos a que se cumple el estado de derecho, están las leyes, falta la voluntad política”.

Y añade que “el segundo paso es el diálogo, cuando la zona esté en calma, y estaremos dispuestos como agricultores a colaborar, pero si no podemos movernos en un territorio ese diálogo no se puede realizar”.

Impacto en la agricultura

En el caso especial de los agricultores, el impacto es alto. “Estamos con varios problemas, porque estamos con altos costos de fertilizantes, escasez de fertilizantes, y esto se suma al tema climático, pero también fuertemente a la inseguridad”, explica.

Añade que “muy difícilmente un agricultor puede pensar en sembrar, si hay riesgo de que le pueden quemar sus siembras, robar sus fertilizantes, atacar los camiones con insumos. Entonces, se están sumando una cantidad de factores y todo atenta contra la producción. Nos están coartando esa posibilidad, en detrimento de los agricultores, pero también de todos los chilenos”.

Errores del Estado

Para Stegmeier, la situación que están viviendo se trata de una “secuencia de constantes errores del Estado. Si uno analiza de aquí para atrás hay una falla notable del Estado de Chile”.

Y agrega que “espero que las actuales autoridades empiecen a darse cuenta de que lo que estaba planteado en la campaña fue un error y que primero que nada hay que imponer el estado de derecho, si eso no se hace este gobierno va a fracasar”.

Finalmente, respecto del anuncio del gobierno de aumentar el presupuesto para la compra de tierras por parte del Estado, Stegmeier opina que “ha sido la gran distorsión, porque ha generado más pobreza. El pueblo mapuche tiene pretensiones particulares en cuanto a su desarrollo y que los metan en un colectivo no les funciona”.

Y añade que “lo segundo son las expectativas imparables, porque cuando se habla de entregar tierras, dónde termina esto, cuáles son las hectáreas, no se ha hecho un catastro, y se ven expectativas no cumplidas. Hemos planteado desde hace mucho tiempo que esto tenga otro tipo de compensaciones, otros emprendimientos, otro tipo de desarrollo, pero no concentrarnos en la tierras, porque creemos que es un método que ha fallado”.

Publicado enEl Agro

Violentistas inician usurpación de propiedades en Alto Biobío

Bajo total impunidad, un grupo indeterminado de encapuchados, posiblemente armados, tomó el terreno del Fundo San Miguel en Alto Bío Bío, región del Bío Bío, demandando la posesión de estas tierras.

Sobre esta demanda, ya han iniciado amenazas de usurpación a agricultores del sector de Alto Bío Bío, en particular al Fundo San Antonio, Fundo Pangue y las zonas de veranadas, lo cual afecta directamente a más de 100 familias, la mayoría agricultores y ganaderos de la zona.

Al respecto, y en representación de los agricultores y sus familias afectadas, José Miguel Stegmeier, Presidente de la Sociedad Agrícola del Bío Bío, (SOCABIO) denunció graves amenazas, incluso de muerte, que en publicaciones por redes sociales han hecho a las familias del sector que incluso involucran autoridades.

Desalojo de central pangue

Tras el desalojo de la central hidroeléctrica Pangue de ENEL en la comuna de Alto Bío Bío, luego de una toma de 64 días protagonizada por un grupo de familias de la comunidad indígena Aukin Wallmapu, su presidenta, María Curriao, justificó la medida de presión.
Asimismo, Curriao manifestó que éste es solo el inicio de una serie de otras movilizaciones que llevarán a cabo, apuntando que “esto no va a terminar aquí”.

Publicado enEl Agro

Disminución de la importación de carne abre oportunidades para la producción local

Desde Fedecarne dijeron que son necesarios incentivos públicos y privados que permitan aumentar la masa ganadera y cubrir estos espacios en los próximos tres a cuatro años.
El aumento de exportaciones de países productores de carne a otros mercados y la disminución de la masa ganadera local explica la menor oferta de carne en el país según voceros de la Federación Gremial Nacional de Productores de Carne y de Socabio, situación que se mantiene desde 2021 y que podría aumentar el mercado interno de esta proteína nacional. El presidente de la Federación Gremial Nacional de Productores de Ganado Bovino (Fedecarne F.G.), Ignacio Besoain, dijo a diario La Tribuna que ‘más que una escasez, los volúmenes, tanto importados como nacionales están ajustados pero acordes a la demanda.

Históricamente, sobre todo en el caso de la carne importada, teníamos siempre mucho excedente de distintos cortes de carne y eso es lo que no se ha visto en el último tiempo. Una de las razones en el caso de la carne importada tiene relación con que el precio para oriente está muy atractivo, por ejemplo en el caso de Brasil está más atractivo exportar a China que a Chile, aunque si bien no han dejado de exportar a Chile, los volúmenes son bastante más acotados’. Besoain agregó que ‘países como Paraguay, que también exportan a Chile han mantenido los volúmenes, por lo que estos se han acotado bastante. En el caso de la carne nacional, el último año y medio o dos años, han sido más favorables en niveles de precios históricos, pero la gran limitante es la masa ganadera y la producción nacional que no es capaz de cubrir los espacios de déficit que quedan de carne importada, entonces cuando bajan las importaciones de carne el espacio que se genera no es cubierto por la producción nacional’.

EQUILIBRIO DA NUEVOS ESPACIOS A LA PRODUCCIÓN LOCAL DE CARNE

El vocero de Fedecarne manifestó que ‘otra arista sobre este tema es la demanda del producto, el consumo ha estado bastante restringido desde diciembre del 2021, en adelante, enero y febrero han visto una baja a nivel nacional, lo que hace que se mantenga este equilibrio entre lo que se produce a nivel nacional y las importaciones, que dejan la disponibilidad en un equilibrio, mas no en un escenario de escasez’.

Ignacio Besoain indicó que ‘el anhelo a nivel productivo es que Chile tenga un espacio para hacer crecer su masa ganadera con la ayuda de políticas público-privadas que incentiven ese crecimiento, pero son procesos de largo aliento y viene de la mano con una masa ganadera que viene decreciendo en los últimos 10 años a tasas importantes, por lo que revertir eso significarían por lo menos tres o cuatro años para ver que nuestra masa ganadera aumente y cubra estos espacios o gane mercado sobre la carne importada’. Ignacio Besoain expresó que ‘pensar que para potencias como Brasil y Uruguay, donde es más atractivo exportar a China o a Europa que a Chile, la situación cambiaria es difícil porque va a depender del comportamiento del mercado o de lo que pase con China en los próximos meses, pero lo que nosotros sí podemos manejar es nuestra producción interna, que tiene un potencial de crecer e impulsar la marca país, más que nada por un tema de seguridad alimentaria, porque no podemos depender de la carne importada para satisfacer las necesidades de los consumidores nacionales’.

El presidente de Fedecarne admitió que lo anterior ‘no es algo sencillo, tienen que haber incentivos y políticas público-privadas que permitan que esto revierta los números y tengamos tasas de masa ganadera creciente, de hecho desde Fedecarne hemos tenido un trabajo interno para desarrollar un plan de fomento a la ganadería chilena y hemos intentado trabajar con el actual Ministerio y esperamos poder presentarle al próximo estos planes de manera que se fomente el aumento de la masa ganadera’. El presidente de la Sociedad Agrícola de Biobío (Socabio A.G.), José Miguel Stegmeier, explicó sobre la materia que esta ‘es una escasez relativa, ya que si bien es cierto se han incrementado los precios en parte por una menor oferta a lo habitual, en lo general existe en el mercado un stock que está disponible al público con prácticamente todos los cortes, ya sea de carnes nacionales como de carnes importadas’.

EQUILIBRIOS EN CADENA PRODUCTIVA AUMENTARÍAN LA MASA GANADERA

Stegmeier subrayó agregó que ‘esta realidad que también ocurre en otros países, en el particular caso de Chile tiene relación en alguna medida con la constante reducción de nuestra masa ganadera nacional y con nuestra cada vez mayor dependencia de carnes importadas, lo más relevante es analizar las tendencias del mercado al respecto. Durante un largo período la rentabilidad de la ganadería de carne fue muy estrecha o negativa, lo cual desincentivó significativamente las inversiones y consecuentemente se tradujo en una caída constante de la masa ganadera.

Ha sido también una problemática constante, la importación de carnes de las cuales no tenemos certeza de que realmente cumplan con las categorías exigidas por el país y eso constituiría una competencia desleal, que sin lugar a dudas afecta a nuestros productores’. El vocero de Socabio planteó que ‘desde el sector privado, debemos equilibrar el conjunto de la cadena de la carne, es decir, que tanto los criadores, los recriadores, los engorderos, las ferias, la industria procesadora y las carnicerías y supermercados, obtengan de manera justa su rentabilidad y así cada eslabón pueda prosperar adecuadamente en el negocio’.

Recuadro

‘Desde el sector privado, debemos equilibrar el conjunto de la cadena de la carne, es decir, que tanto los criadores, los recriadores, los engorderos, las ferias, la industria procesadora y las carnicerías y supermercados, obtengan de manera justa su rentabilidad y así cada eslabón pueda prosperar adecuadamente en el negocio’.

José Miguel Stegmeier, presidente de la Sociedad Agrícola de Biobío (Socabio A.G.)

‘El anhelo a nivel productivo es que Chile tenga un espacio para hacer crecer su masa ganadera con la ayuda de políticas público-privadas que incentiven ese crecimiento, pero son procesos de largo aliento y viene de la mano con una masa ganadera que viene decreciendo en los últimos 10 años a tasas importantes’

Ignacio Besoain, presidente de la Federación Gremial Nacional de Productores de Ganado Bovino (Fedecarne F.G.)

Publicado enEl Agro

José Miguel Stegmeier: “Los molinos tienen reserva para seis meses”

El país europeo abastece mercados en los que Chile complementa la cobertura de su demanda interna. Los molinos nacionales tienen reserva para seis meses, pero si el conflicto se prolonga, los precios de la harina y el pan se elevarán, explicó el presidente de Socabio.
Con especial atención observan los agricultores del Biobío el conflicto bélico que involucra a Ucrania, debido a que este país es una de las potencias productoras de trigo y cereales, alimentos que abastecen los mercados a los que Chile les compra para complementar la demanda interna.
José Miguel Stegmeier, presidente de Socabio (Sociedad Agrícola del Biobío), explicó que “Ucrania es uno de los mayores productores de trigo del mundo, y también exportadores de trigo. En Chile no compramos directamente a Ucrania, pero sí a Canadá y Estados Unidos nuestro trigo faltante. Nosotros producimos el 50 por ciento del consumo nacional”.
“Nuestra temporada de cosecha interna terminó. Por lo tanto, los molinos están abastecidos para unos cinco o seis meses sin problemas con el trigo nacional. Lo que pueda pasar de ahí para adelante va a depender de cómo transcurra el conflicto, porque si se alarga, por supuesto que vamos a tener implicancias de importantes incrementos en los costos de la importación de trigo, y eso redunda automáticamente en los costos de la harina y el pan”, advirtió el dirigente.
Sobre el punto particular de los costos, como antesala, agregó, “ya se vio hoy día el aumento de precios en las bolsas de comercio de todos los cereales, las hojas y el trigo en particular”.
Publicado enEl Agro

Aumento en el costo de los fletes marítimos arriesga la rentabilidad de los cultivos de exportación

El transporte naviero también se ha atrasado, razón por la cual se recomienda a los productores mantener una muy buena calidad en sus huertos para que las cosechas aguanten este viaje.

El aumento en el costo de los fletes marítimos para exportar frutas de temporada al extranjero ha hecho que los productores de estos alimentos tengan márgenes de rentabilidad inferiores a otras temporadas, de acuerdo con la Asociación de Exportadores de Fruta de Chile y la Sociedad Agrícola de Biobío, las que experimentan estas alzas desde hace más de un año a nivel global.

El presidente de la Asociación de Exportadores de Frutas de Chile, A.G., Ronald Brown, explicó a diario La Tribuna que ‘las tarifas están aumentando considerablemente, lo cual nos tiene muy preocupados, ya que la realidad es que se está pagando mucho más en relación a los fletes que pagábamos el año pasado y el año antepasado’. El vocero gremial dijo que, ‘de hecho, un estudio estadounidense señala que el 25% del mayor precio que está pagando el consumidor corresponde al tema fletes’.

Dicha alza impacta, además, directamente a los productores y exportadores de frutas de todo el país. Lo anterior debido a que ‘el flete es un costo directo de la actividad y una las preocupaciones fundamentales del sector es que no se puede traspasar al cliente final todo el costo del transporte y cultivos como la cereza; aún pueden absorber el incremento del valor de los fletes hasta cierto límite, pero cuando el costo del flete representa, por ejemplo, el 30% del costo total y los precios no suben ese mismo 30%, se produce un problema bastante serio’, dijo Brown. El dirigente de Asoex agregó que ‘hoy los frutales con mayores problemas son las uvas de mesa, los duraznos, los nectarines y los kiwis, entre otros, los que no pueden soportar alzas de precios en los fletes tan grande’.

ENCARECIMIENTO DEL SERVICIO

El director de la Sociedad Agrícola de Biobío (Socabio), Jaime Ugarte, dijo a diario La Tribuna que ‘el costo del flete ha subido entre un 30 y un 40 por ciento, lo que afecta la rentabilidad de los cultivos que se exportan, aunque depende del cultivo en específico; en el caso de la fruta fresca, se vuelve más cara de exportar, porque es importante salir con el cultivo apenas puedas’. Según Ugarte, ‘cultivos de exportación como los arándanos podrían ver más afectada su rentabilidad, porque las cerezas tienen mayores precios de venta para absorber estos costos’.

Además de lo anterior, desde Socabio explicaron que ‘los despachos marítimos están un poco desordenados en sus tiempos, lo que puede generar retrasos y en ese caso la calidad de la fruta no se debería ver afectada mientras se mantenga la cadena de frío, aunque un atraso superior a dos semanas podría implicar algún problema en la calidad de la fruta, pero la tecnología de exportación nos asegura que esto no sería un problema’. Además, Jaime Ugarte explicó que ‘la calidad de la fruta de cada productor también incidirá en cómo aguante el tiempo de traslado que implica el flete; si la fruta está firme y presenta una buena calidad al momento de la cosecha, no debería haber problema, a menos que haya un atraso de más de una semana o 10 días, aunque más que eso sí podría afectar’.

CLAVE PARA ASEGURAR RENTABILIDAD

El productor y exportador de cerezas, Héctor Sepúlveda, dijo que ‘efectivamente ha habido un aumento considerable en el precio del transporte naviero a nivel mundial, porque si antes un flete a Asia salía entre 7.000 y 7.500 dólares por contenedor, hoy ese valor subió a entre 11.000 y 12.000 dólares, cosa que encarece considerablemente los costos en la cadena; esto incidirá en el valor del retorno final de la producción’.

También los distintos materiales para exportar han incrementado su valor, según el agricultor: las cajas y los pallets, que han subido por el incremento del precio de la madera, se suman a la lista de factores que hace que ser exportador de frutas haya pasado a ser menos rentable que antaño. A lo anterior, Sepúlveda agregó ‘el aumento del costo de todo el transporte terrestre, y la única manera de poder solventar eso es entregando la mejor calidad posible para mantener nuestra rentabilidad y mantenernos competitivos’.

Sin perjuicio de lo anterior, el agricultor dijo que uno de los riesgos de esta situación que afecta a aquellos que producen frutas de calidad para venderlas a mercados extranjeros es que ‘puede haber fruta que está embalada y lista para exportarse, pero se debe esperar a que se exporte la próxima semana, ya sea por falta de camiones o contenedores, que de hecho ha sucedido esta temporada’.

Recuadro

‘Las tarifas están aumentando considerablemente, lo cual nos tiene muy preocupados, ya que la realidad es que se está pagando mucho más en relación a los fletes que pagábamos el año pasado y el año antepasado’.

Ronald Brown, presidente de la Asociación de Exportadores de Frutas de Chile, A.G.

‘Cultivos de exportación como los arándanos podrían ver más afectada su rentabilidad porque las cerezas tienen mayores precios de venta para absorber estos costos’.

Jaime Ugarte, director de la Sociedad Agrícola de Biobío (Socabio)

Fuente: La Tribuna