Programa Vamos que se puede/ Evelyn Matthei
Comparte

Una sensible historia fue la que contó la alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei, sobre la muerte de su hermano, quien padeció cáncer a sus cuatro años de edad.

En el programa "Vamos que se puede" de Cristián de la Fuente, transmitido por Agricultura TV, la autoridad afirmó que "me pasa que cuando lo he pasado mal por algo, cuando hay algo que me ha afectado muchísimo, me voy para adentro y necesito estar sola, haciendo algo, pero estar sola".

En este sentido, el actor y comunicador respondió que "la gente puede pensar que quizás no lo ha pasado mal nunca, pero usted tiene un dolor muy grande que es la pérdida de su hermano", agregando que "yo estuve a punto de perder a mi hija (Laura), y uno está como preparado para perder a un papá, una mamá, pero un hermano y sobre todo en una familia tan unida".

Al respecto, la alcaldesa afirmó que su hermano Robert "era médico, tuvo cáncer a los cuatro años (…) fue un sobreviviente. Él era extraordinariamente inteligente. De hecho, alguien volvió hace algún tiempo atrás de Londres, porque cuando estuvimos en Londres, él fue a un colegio, al London Oratory y todavía se acordaban de mi hermano".

"Le había ido pero extraordinario (…) era de verdad algo que había sido como que había marcado, era muy especial. Él era extraordinariamente inteligente, pero al mismo tiempo, nos hacía reír, o sea podía estar tres horas seguidas contando historias y chistes, y nosotros llorando de la risa", aseguró.

"Pero lo que más tenía, es que él adoraba a sus pacientes, era cardiólogo", complementó Evelyn Matthei sobre su hermano.

Asimismo, reveló que "era un hombre de verdad maravilloso, pero que además nos mirábamos y sabíamos en qué estaba el otro, intercambiábamos música, intercambiábamos libros".

Fue en este momento cuando la alcaldesa vivió un emotivo momento, al expresar que "cuando él murió, fue como que me hubieran sacado la mitad del cuerpo, así desgarrado, son dolores que son fuertes…".

"Pasé por momentos de mucha rabia de que hubiera muerto, yo decía ‘pero, ¿por qué?, gente tan buena, tan buena en lo que hace, buena de corazón’ y en cambio hoy día lo recuerdo la mayoría de las veces con mucha alegría", aseguró.

Finalmente, recordó que estuvo alrededor de dos años en que "efectivamente me era muy difícil leer, no tenía ganas de leer, no tenía ganas de conversar (…) y, por lo tanto, me dediqué ahí mucho al jardín y a la costura".

Revisa su historia acá:

Últimas Noticias