El comportamiento de sus hinchas le costó caro a Senegal. Y es que la FIFA decidió multar a la Federación de Fútbol de dicho país por la utilización de punteros láser en el duelo ante Egipto por las Clasificatorias al Mundial.

La utilización de estos elementos está prohibida en los estadios, ya que son considerados una amenaza a la seguridad de los eventos deportivos.

Sin embargo, los fanáticos senegaleses hicieron caso omiso a dicha prohibición. Así, gran parte de la afición utilizó punteros láser para molestar, principalmente, a Mohamed Salah en la tanda de penales que definió la clasificación de Egipto a Qatar 2022.

Esta conducta provocó que la FIFA sancionara a Senegal con una multa de 175,000 francos suizos, algo así como 180 mil dólares. Además el combinado senegalés deberá jugar su próximo partido en condición de local a puertas cerradas.