plantaciones vidEn términos de valor, las exportaciones totalizarían US$ 4.286 millones este año, el menor nivel desde 2012. En la industria explican que el tipo de cambio ayudó a compensar, en parte, las mermas de producción.

En 2013 fueron las heladas, el año pasado el aluvión del norte que arrasó con varias hectáreas y ahora -cuando parecía que podía ser un muy buen año para la fruticultura con el tipo de cambio más alto en muchas temporadas- el clima frustró toda posibilidad de brillar para el sector.

Los problemas que se están reflejando este año en la actividad comenzaron en 2015, con una primavera más helada de lo habitual y con lluvias tardías que llegaron a extenderse incluso hasta enero en algunas zonas, panorama que acarreó fuertes impactos para el rubro. En 2016, esta situación se ha ido intensificando aún más: el intenso sistema frontal de abril terminó por liquidar varias de las especies que se encontraban en plena etapa de cosecha. “Cayeron unos 200 mm de agua en tres días. En los 55 años que llevo trabajando en la agricultura nunca había visto una cosa igual”, dijo el presidente de Fedefruta, Ramón Achurra.

De acuerdo a estimaciones preliminares del gremio, el sector frutícola habrá retrocedido diez años en el volumen de sus exportaciones. Según sus proyecciones a mayo, este año Chile exportaría 2.338.000 toneladas, la menor cifra desde 2006, cuando los embarques ascendieron a 2.257.000 toneladas. En cuanto a retornos, las exportaciones totalizarían los US$ 4.286 millones, su menor nivel desde 2012, cuando llegaron a US$ 4.105 millones. Achurra explicó que el dólar alto ayudó a compensar una parte de la baja de volumen.

Las frutas más complicadas serían las uvas, las manzanas, las peras y las nueces. Por el contrario, algunos productores de cerezas, arándanos, cítricos y paltas sacan cuentas alegres.

Las nueces se vieron muy afectadas por las lluvias de abril

En el sector estiman que si hay que elegir una gran víctima de las lluvias de abril en la fruticultura, esas son las nueces. Esto, porque una parte importante de estos frutos secos no se habían cosechado al momento de ese frente de mal tiempo. Rodrigo Larraín, gerente general de Pacific Nut, la segunda mayor exportadora de frutos secos del país, señaló que no solo las precipitaciones les jugaron en contra a las nueces este año, sino que también hubo problemas de volumen, ya que el negocio de envíos de esta especie venía complicado desde antes, porque había mucho inventario de la cosecha americana en los mercados de destino, comentó Larraín. Fedefruta estima que las exportaciones de nueces disminuirían 12% en volumen y 16% en valor, llegando a US$ 300 millones. Este monto estaría impactado no solo por los menores volúmenes, sino también por una fuerte contracción del precio y la depreciación de las monedas.

Las cerezas de origen local brillan en el mercado asiático

Como una recepción perfecta catalogan en la fruticultura la llegada de las cerezas chilenas al mercado asiático. Si bien anualmente los envíos de este producto están rondando las 100 mil toneladas, es la cuarta fruta más importante para Chile en términos de valor. Los retornos por exportaciones de cerezas durante este año totalizarían los US$ 510 millones, superando los US$ 486 millones del año pasado.

El líder de Fedefruta, Ramón Achurra, aseguró que hubo muy buenos precios para esta especie y que los productores que lograron llegar a los mercados con buena condición vendieron muy bien.

Fuente: Portal del Campo