Comparte

productores lecherosSin embargo, afirma que hoy no existen los incentivos por parte de la industria para que los productores puedan retomar sus inversiones y crecer.

La tarea que tiene por delante Rodrigo Lavín, el nuevo presidente de la Federación Nacional de Productores de Leche (Fedeleche), no parece fácil. El veterinario, que reemplaza a Horacio Carrasco en el cargo, asumió recientemente en medio de la crisis de bajos precios pagados a productor y de complicaciones climáticas que enfrenta actualmente la operación del sector. En este contexto, tendrá la misión de liderar el gremio por los próximos dos años, en un ambiente en el que esta industria enfrenta el menor precio pagado a productor por el litro de leche desde 2009.

Pese a que reconoce que en su gestión tendrá que lidiar con varios problemas para ayudar a que la actividad retome la senda hacia el desarrollo, Lavín conoce muy de cerca esta situación. Esto, porque hace 16 años tiene a su cargo un campo en Llanquihue, el que en períodos normales producía un millón de litros de leche al año, aunque con la sequía y los malos precios, hoy está entregando unos 70 mil litros anualmente.

Con esta experiencia a cuestas, Lavín asegura: "Estamos metidos en una crisis muy grande, tanto por el tema precios como el climático, que nos ha pegado duro y ese es uno de los principales desafíos que tenemos". Añade que los caminos para hacer frente a esta situación como Fedeleche son diversos y que contemplan un trabajo con el Gobierno para avanzar en un mayor número de incentivos de fomento para el riego, en programas de recuperación de suelo degradado, y analizar la apertura de nuevos mercados, entre otros.

Sin embargo, explica que hoy no pueden retomar su competitividad, ya que las inversiones están frenadas en el sector. Explica que esto obedece, principalmente, a los márgenes negativos que están registrando los productores, algunos de los cuales pierden hasta $10 millones al mes en sus negocios.

Potencial del sector

Lo anterior, ha derivado en que varias lecherías hayan tenido que cerrar sus puertas en el último tiempo, producto de graves problemas de caja, factor que sumado a la sequía, ha incidido en que la producción nacional de leche esté estancada hace cinco años. "Eso nos muestra que para la gran industria, que es la que mueve la leche, su foco no es el desarrollo del sector lácteo chileno y eso nos preocupa", advierte.

No obstante, la visión de Lavín sobre el futuro es optimista. De hecho, estima que la capacidad que tiene Chile de duplicar o hasta triplicar la producción de leche "es perfectamente lograble" y apuesta a que con un escenario más favorable para los productores, esto se podría realizar en un quinquenio. Lavín asegura que las posibilidades de recuperación radican en que "las plantas den los incentivos para que nosotros podamos invertir en la tecnología necesaria para poder desarrollarnos". Agrega que "si bien hay un tema climático, eso es tecnológicamente solucionable, pero faltan los recursos, faltan los fondos y faltan los incentivos de parte de la industria".

El líder gremial añade que Chile tiene un tremendo potencial con condiciones agroclimáticas exactamente iguales que las de países con los que compite, como Nueva Zelandia.

Fuente: El Mercurio

Últimas Noticias