Cristina Fernández
Captura de pantalla.
Comparte

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, aseguró este martes ante la Asamblea General de la ONU que el intento de magnicidio que sufrió la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner buscaba "alterar la democracia".

"En la Argentina, el intento de asesinar a la vicepresidenta no solo afectó la tranquilidad pública. También buscó alterar una virtuosa construcción colectiva que el año entrante cumplirá cuatro décadas de vida", expresó, agradeciendo "la solidaridad" que el país ha recibido "del mundo entero" tras el ataque, según recogió ‘La Nación‘.

Al hablar en Nueva York ante la Asamblea General de Naciones Unidas, en la que ha sido su primera intervención presencial ante el foro mundial, Fernández sostuvo que "muchas veces en la historia los magnicidios han sido prólogos de grandes tragedias" y "pueblos enteros sucumbieron detrás de esos profetas del odio".

"Estoy seguro que la violencia fascista que se disfraza de republicanismo no conseguirá cambiar ese amplio consenso al que adhiere la inmensa mayoría de la sociedad argentina", agregó, según recogido la agencia Télam.

En este sentido, advirtió de que los discursos extremistas y violentos encontraron "tierra fértil para sembrar el sentimiento antipolítico", y desdeñó que "quienes buscan debilitar" las democracias "tienen intereses específicos que los lleva a promover la polarización extrema".

"No aceptemos resignados esa situación. Generemos un enérgico rechazo global a quienes promueven la división en nuestras comunidades", afirmó Fernández.

Argentina pide a Reino Unido un diálogo sobre las Malvinas

Por otra parte, Fernández aprovechó la Asamblea General de la ONU para pedir a Reino Unido que se retomen los diálogos para abordar la soberanía de las islas Malvinas.

En ese sentido, el mandatario argentino reafirmó los "legítimos e imprescriptibles derechos de soberanía" del país sobre las islas Malvinas, Georgias del Sur, Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, según Télam.

Además, denunció que Reino Unido "agravó la controversia" con una "injustificada y desmedida presencia militar en las islas" y con "llamados a la explotación ilegal de los recursos". No obstante, expresó su disposición de reanudar "negociaciones" con Londres.

"Solicitamos al secretario general que renueve sus esfuerzos en el cumplimiento de ese mandato y que Reino Unido se avenga a acatar el llamado de la comunidad internacional y ponga fin a esta anacrónica situación colonial", enfatizó Fernández, reiterando al Gobierno británico a que cumpla con la resolución 31/49 de la ONU, que pide la descolonización de las islas Malvinas.

Agencia Uno – Europa Press.

Últimas Noticias