Rene Muñoz, gerente de la Asociación de Contratistas Forestales, valoró el preacuerdo alzando con el Gobierno, diciendo que “hemos avanzado bastante” y que hoy “debería salir humo blanco”.

En entrevista con “La Mañana de Agricultura”, Muñoz dijo que el “corazón de la propuesta” es el “estado intermedio” que ha comentado el Presidente Gabriel Boric, es decir, una medida antes de llegar al Estado de Excepción.

“También hay que destacar que hay bastante beneficios para trabajadores que pueden ser afectados por este conflicto. Quiero destacar la acción del gobierno, porque en ningún gobierno anterior habíamos tenido una respuesta de esta magnitud. Es súper potente lo que ha hecho el subsecretario Manuel Monsalve“, dijo.

“Nosotros hemos sido llamados a sentados a conversar, hemos acogido el llamado, el gobierno ha recibido nuestras propuestas y las ha plasmado en este acuerdo que creemos que es relevante para el sector”, celebró el empresario.

Según relató, la médula del acuerdo es el proyecto de ley de infraestructura crítica que propone que fuerzas militares resguarden caminos público y rurales, que serán definidos en conjunto con los trabajadores forestales.

“Como trabajadores forestales vamos de tales o cuáles caminos, vamos a ser participantes activos de este proyecto de ley, porque no tiene sentido que un diputado de Coquimbo nos diga cuáles son los caminos que hay que cuidar“, dijo.

Muñoz también dijo que realidad de trabajadores y empresarios forestales es “dramática”. “La intranquilidad y la impunidad en que actúan estos grupos es la que está cocinando los graves problemas que tenemos de delincuencia, de terrorismo, de narcotráfico, de tráfico de armas, Todo eso se nos va encima a nosotros, porque estamos en un territorio que es reclamado por estos grupos y que, finalmente, está siendo tomado por estos grupos de delincuentes”.

Si bien existe una reivindicación de tierras, se ha extendido tanto que hay mafias haciendo negocios con este conflicto, sostuvo. “Todos sabemos que acá no funciona el Estado de Derecho, las policías reaccionan tarde, los fiscales no tienen las pruebas necesarias para acusar a los detenidos, los jueces dejan libre a los detenidos y, finalmente, es un círculo vicioso, y nos tiene a nosotros en medio de un conflicto que el único pecado nuestro es que trabajamos en el bosque“, indicó.

A nosotros nos han declarado la guerra y cuando nos dicen ‘y usted qué es lo que hace para defenderse’. Pero cómo nos vamos a defender cuando vienen 40 personas armadas hasta los dientes con fusiles de guerra”, lamentó.

“Pensamos que, a través de lo que nos plantea el gobierno y justamente nosotros se lo planteamos, y fue recibido por ellos, es una luz de esperanza respecto de lo que pudiera empezar a aplicarse en la zona“, concluyó.