Presidente de la DC
Comparte

El presidente de la Democracia Cristiana (DC), Felipe Delpín, entregó un contundente mensaje al inicio de la Junta Nacional del partido, para definir la postura de los militantes en torno al Plebiscito de Salida del 4 de septiembre.

"Estimadas y estimados camaradas, nuestro partido se encuentra en una encrucijada vital para el destino del país y de las nuevas generaciones", declaró.

"Hoy, como muchas veces en nuestra historia, esta junta debe tomar una decisión categórica, porque para la Democracia Cristiana no solo está en cuestión su definición respecto de Aprobar o Rechazar la propuesta de una nueva Constitución, sino que en realidad estamos definiendo la existencia misma de nuestro partido, su identidad y el lugar que desea ocupar en la historia social y política de Chile", agregó Delpín.

"Es momento de definiciones, o nos damos la oportunidad como partido de recorrer el camino de los cambios y esperanza, que vaya en beneficio de todos los chilenos y chilenas -como señalaron permanentemente nuestros líderes fundadores- o nos sumamos a las banderas de la derecha, que históricamente ha defendido con dientes y muelas los intereses de los poderosos, y que han significado una gran injusticia y precariedad para la inmensa mayoría de los chilenos", comentó.

Asimismo, enfatizó que "para ninguno de lo que estamos aquí puede constituir una novedad el que como partido vivimos tiempos extremadamente difíciles. Nuestra Democracia Cristiana otrora, el principal referente político de Chile, se debate en una constante caída y pérdida de influencia".

"Hoy hemos perdido representación en las federaciones de estudiantes, en las organizaciones sociales, vecinales y de mujeres. Nuestro caudal de votos ha disminuido de manera dramática en las últimas décadas", reconoció el presidente de la DC.

"Para decirlo con claridad, nuestra voz cada vez es menor. No obstante ello, son miles de camaradas los que siguen entregando el testimonio de esfuerzo, lucha desinteresada y consecuencia", insistió.

"Por los miles de chilenos que aún claman por una Democracia Cristiana fuerte y consecuente al lado de los grandes cambios y gestas reformistas, es que necesitamos recuperar nuestra posición en el corazón del pueblo chileno", sostuvo.

"Para eso, debemos domiciliarnos en el lugar que nuestra historia nos enseña, junto al pueblo y en perspectiva de transformaciones", puntualizó.

Finalmente, planteó que "tenemos la obligación de tomar una posición. Los partidos políticos no pueden evadir las responsabilidades que les corresponde. Hoy estamos llamados a fijar una sola y clara línea de acción. Y esa, a nuestro juicio, es la de respetar la razón de ser de la Democracia Cristiana", fueron parte de sus declaraciones.

Últimas Noticias