El asado, carne que se cocina a temperatura fuerte sobre brasas, es una modalidad de cocina que existe desde tiempos memorables, en donde su manera de preparación varía de acorde al lugar y tiempo en el que nos encontremos.

Argentina es uno de los países que destaca por su modalidad de asado y su calidad a la hora de entregar un muy buen servicio, tanto de manera pública como privada. Argentina es uno de los mayores consumidores de carne del mundo, con un promedio de 56 kilos por persona al año. El asado en Argentina es más que solo una instancia de comida, es un arte, es un espacio de encuentro entre familiares, colegas o amigos, donde se generan vínculos y se fortalecen lazos. La manera de preparar la carne en un asado argentino varía siempre de acorde a la preferencias del asador, el jefe del asado, pero hay factores comunes, siempre preparar la carne a la parrilla, cuidar el fuego y estar atento a dar con una cocción perfecta. Son el cuidado en este tipo de acciones que determinan la calidad y experiencia de un buen asador.

En Argentina el asado se hace a carbón y es aquí donde notamos una de las principales diferencias culturales ya que en Uruguay el asado se hace con una dinámica completamente distinta, donde todo el proceso se realiza en base a leña. La manera en que se realiza el asado uruguayo es que primero se prende la leña a un lado de la parrilla sobre una plataforma, una vez que las brazas comienzan a caer el asador va posicionando estas por debajo de la parrilla, lo que es una dinámica constante y que hace que le de un sabor particular a la carne.

Por último tenemos el asado en Chile. El asado chileno se parece mucho al asado argentino en materia de preparación, donde predomina el asado a carbón. El asado chileno tiene ciertas cualidades que lo hacen super distintivo y en general son los acompañamientos a la carne. El pebre por ejemplo es clásico chileno, este tiene varias maneras de hacerse pero trae principalmente ají, cebolla, tomate, cilantro y dientes de ajo picados. Este acompaña tanto los choripanes, como sopaipillas o simplemente con pan. Las papas con mayo son otro clásico acompañamiento del asado chileno que no puede faltar. Por último tenemos el acompañamiento más importante de todos, la ensalada chilena, la cual consiste de simplemente tomate cortado en rodajas y cebolla picada. Esta ensalada es emblemática en Chile, los condimentos varían de casa en casa.

Como vimos hay muchas maneras de llevar a cabo el arte del asado, lo que hace que sea interesante tener la posibilidad de probarlas todas y sacar lo mejor de cada una. Te invitamos a que pruebes las maneras que te interesen y saques tu mejor asador que llevas dentro.