Los envíos de cerezas desde Chile a los distintos mercados de destino de la fruta anotaron cifras históricas en despachos de toneladas del alimento, según el gremio de exportadores frutícolas nacional, gracias a la mejor calidad, precios y diversificación de países de destino de estos productos durante la temporada recién pasada de despacho a los consumidores internacionales.  

La Asociación de Exportadores de Fruta de Chile A.G., emitió, a través de un comunicado de prensa, el balance del “Cierre de la temporada de Cerezas de Chile”, donde se mencionó que “si bien, las exportaciones de cerezas chilenas en 2021-2022 cerraron con un nuevo récord en volúmenes de 356.385 toneladas enviadas a los diferentes mercados del mundo, la pasada temporada ha sido definida por la industria como una de las más difíciles de las que se tenga registro. Por tercera temporada consecutiva el epílogo fue más gris de lo esperado”.

En el texto, el ente gremial indicó, a través de su presidente, Ronald Bown, que “el Comité de Cerezas de ASOEX se preparó para una temporada desafiante, conscientes de los grandes desafíos que venían por delante, desde la incertidumbre sanitaria, la estrechez logística, la falta de mano de obra, entre otros desafíos”. Según lo informado por la asociación, hacia el inicio de la temporada el panorama fue alentador.

RETRASOS EN LA LLEGADA DE LA FRUTA GENERARON PÉRDIDAS

Lo anterior fue confirmado por el presidente del Comité de Cerezas de Asoex, Cristián Tagle, luego de decir que “se vio una mejor calidad y precios sobresalientes, con una mayor diversificación a otros destinos distintos de China.  Se demostró que consensuar criterios desde la mesa de calidad del Comité estaba rindiendo sus frutos.  Sin embargo, los shocks externos generaron impactos muy negativos, así como también lo hizo el aumento de las inspecciones a fruta importada por parte de China, lo que provocó un trastorno inesperado al extender los tiempos de internación de los contenedores a territorio chino”.

El presidente del comité de la fruta en cuestión mencionó  que el panorama sanitario y las medidas tomadas debido a este problema fue uno de los factores que llevó a que la situación se tornara crítica cuando más volumen de fruta se podía enviar desde Chile a los principales consumidores internacionales, atrasando la entrada a dichos mercados.   

“Con la irrupción de la variante Ómicron, la situación empeoró aún más, repercutiendo en el deterioro de la condición, la mayoría de la fruta se logró vender entre 40 a 60 días desde que fue cosechada. Como era esperable, este retraso en la liberación, nos dejó con aproximadamente un 40% del volumen (ya arribado y por arribar) para venderse después del feriado de Año Nuevo Chino, algo inédito para la industria de la cereza hasta ese momento. Pese a los intentos del Comité, que invirtió US$ 1 millón adicional post Año Nuevo Chino para reactivar la demanda, la condición de la fruta hizo casi imposible que se pudiera vender a buenos precios, lo que impactó, de manera importante, los resultados generales de la temporada”, indicó Tagle.

A pesar del cierre de temporada con cifras negativamente históricas, desde la rama de Asoex destacaron que “si se analiza la temporada como un todo, hubo un buen resultado general, pero con grandes divergencias en los resultados, que dependieron de las variedades (siendo la más castigada la Regina) y de la calidad de llegada de la fruta, que tuvo una alta correlación con los tiempos que tardaron  las cerezas chilenas en llegar a la mesa de los consumidores”.

RECORD DE ENVÍOS DE CEREZA Y APERTURA DE NUEVOS MERCADOS

Con respecto a los mercados de la cereza chilena en el mundo, la Asociación de Exportadores de Fruta de Chile destacó el hecho de que “luego de tres temporadas, el Comité relevó que se logró diversificar aún más los destinos, China, decreció su volumen un -3%, perdiendo participación pasando de 91% a  88%. Por su lado, EEUU tuvo un interesante crecimiento de +100%, los otros mercados de Asia no China crecieron un +21%, destacado Corea del Sur con +25% y Taiwán con +30%”.

Los otros destinos de cereza “incorporaron 2,4 millones de cajas adicionales, aumentando su participación en un 3%.

“Sin duda que se requerirá un aumento en la inversión en nuevos mercados, tanto en campañas como en temas logísticos”, puntualizó el presidente del Comité.

Las cifras estadísticas informadas por Asoex, mostraron que “la temporada de exportaciones de cerezas chilenas 2021-2022, cifró un nuevo récord de envíos de 356.385 toneladas, lo cual, fue levemente superior a la campaña anterior (+1,11%)”.

El principal destino de cerezas provenientes de Chile fue “Asia (…) recepcionando 325.477 toneladas, presentando una leve baja, respecto al ejercicio anterior de -1,52%, lo que se explicaría por los menores envíos a China.

En segundo lugar se ubica el mercado Norteamericano (EEUU y Canadá)  con 13.876 ton (+177%), Latinoamérica con 6.504 ton (+21%), Europa con 6.254 ton (+29%) y Medio Oriente  con 274 ton (-18%)”, informó el gremio de exportadores de fruta chilena.